Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fin de la querella del descodificador entre las televisiones de Alemania

Acuerdo para una norma común entre Kirch y BerteIsmann

Los grupos Kirch y Bertelsmann, cada uno de los cuales intentan dominar el mercado alemán de televisión, cerraron ayer un acuerdo sobre el descodificador que dará acceso a sus futuros canales. Después de meses de suspense y de idas y venidas, los dos gigantes del sector audiovisual anunciaron que van a desarrollar una norma común para hacer compatibles sus respectivos descodificadores. De este modo termina la querella que ambos han mantenido por imponer el suyo propio.

BerteIsmann y Canal + Francia habían desarrollado su propio descodificador, mientras que Kirch disponía de otro distinto.Estos aparatos son indispensables para que los televidentes puedan recibir las señales de televisión digital, además de comprimir diez canales en el espacio que ocupa uno. De haber continuado la lucha, los ciudadanos se habrían visto en la imposibilidad de recibir las programaciones ofrecidas a través de un descodificador incompatible, con el peligro de que no se decidieran a comprar o alquilar ninguno.

"La competencia va a desplazarse desde la técnica hacia el campo de las ofertas de programas", comentó el grupo del magnate bávaro Leo Kirch a través de un comunicado. Para Bertelsmann, el grupo presidido -por Manfred Wossner, esa alianza consagra el fin de la querella de los descodificadores" y "abre la vía a la televisión digital en Alemania", según Michel Dornemann, uno de sus directivos.

Llega BskyB

Premiere, la única cadena de pago en Alemania, que hasta ahora era difundida con tecnología analógica por cable y satélite, podría ser el canal utilizado como faro del nuevo sistema.El acuerdo prevé también la entrada en el capital de Premiere de la empresa británica BskyB, controlada por el magnate norteamericano -de origen australiano- Rupert Murdoch. La cadena Premiere quedaría repartida entre cuatro grupos: los alemanes Kirch y Bertelsmann, Canal + Francia y BskyB. Canal + y Bertelsmann, que tenían entre los dos el 37,5% del capital de Premiere, tendrían que ceder cada uno un 12,5% para hacer sitio a Murdoch.

No obstante, Canal + Francia dijo ayer en París que no ha firmado aún el acuerdo para vender parte de su participación en la cadena alemana Premiere y añadió que las negociaciones al respecto siguen su curso.

Este pacto, en cualquier caso, no pondrá fin a la competencia entre los grupos alemanes Kirch y Berteismann, que mantienen sus planes de lanzar por separado sendas ofertas de canales digitales. Kirch pretende abrir la ofensiva este mismo domingo, con la retransmisión del Gran Premio de Fórmula 1 por sistema digital. Además, Kirch va a enriquecer sus catálogos de programas comprando a la sociedad norteamericana Warner Bros los derechos de difusión de sus películas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de julio de 1996