Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGIÓN

Los jesuitas piden que el Vaticano diga abiertamente 'no' a la pena de muerte

Ciudad del Vaticano

Los jesuitas italianos han pedido que el Vaticano se declare abiertamente contra la pena de muerte, a la que califican de condena "bárbara e inutil", en su revista quincenal Civiltá Cattolica.

"La pena de muerte es una condena bárbara e inútil, y ya es e momento de que también la Iglesia católica lo diga con claridad, arrinconándola definitivamente", escribe la citada revista -que cuenta con la autorización previa del Vaticano- en el número que aparecerá esta semana.

Los jesuitas recuerdan que el nuevo "Catecismo de la Iglesia católica", en el capítulo dedicado al quinto mandamiento del Decálogo (no matarás), sostiene que la pena de muerte es admitida sólo en casos de "extrema gravedad" y sólo en el marco del derecho-deber del Estado de ejercitar la legítima defensa frente a los culpalbes de delitos crueles.

El Papa, en su posterior encíclica Evangelium vitae concreta más y sostiene que "hoy en día, y debido a la organización cada vez más adecuada de la institución penal, estos casos (de extrema gravedad) son raros si no inexistentes". Con estas palabras -según la revista jesuita- Juan Pablo II aún admitiendo la posibilidad teórica de la pena de muerte, parece excluirla prácticamente, no considerándola ya necesaria. Y se pregunta si no sería oportuno, por parte de la Iglesia, "excluir incluso la posibilidad teórica de la pena de muerte".

Un definitivo e irrevocable pronunciamiento por parte de la Iglesia y del Papa en esta materia serviría también para contrastar un creciente movimiento a favor de la pena capital registrado en los últimos tiempos en Europa y América del Norte.

Precisamente, el pasado jueves, el diario católico Avvenire, publicación de la Conferencia Episcopal italiana, dedicaba un artículo a la cárcel de Atlanta (EE UU), en la que hay 108 condenados a muerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de julio de 1996