Entrevista:

"El GAL es mucho más grave que la corrupción"

Juan Alberto Belloch, de 46 años, vive unos meses de estreno. Hace diez semanas recibió el carné del PSOE y acaba de presentar la Fundación Igualdad es Libertad. Entiende este diputado por Zaragoza y ex ministro de Justicia e Interior que la política no es para tibios o indiferentes. Mantiene, no obstante, cierta heterodoxia en relación a lo que marca la doctrina del PSOE. A diferencia no sólo de sus dirigentes, sino seguramente de todos sus militantes, para Juan Alberto Belloch, lo de los GAL es un asunto de más gravedad que la corrupción, porque nada hay más grave "que unos asesinatos".Pregunta. Acaba de inaugurar la Fundación Igualdad Es Libertad (FIEL). Algunos de sus compañeros de Parlamento dicen que apañados están si a cada ex ministro se le ocurre hacer su propia fundación.

Respuesta. Ojalá se crearan muchos lugares para pensar desde el centro-izquierda con la pretensión de ofrecer soluciones y reconstruir un proyecto para ganar las elecciones. Las fundaciones o lugares de este tipo abordan cuestiones que difícilmente puede hacer un partido.

P. A su partido sobre todo se le cuestiona la credibilidad. Siguen apareciendo hechos irregulares como el de presunta financiación ilegal.

R. La respuesta a esas irregularidades está siendo de absoluta firmeza, separando del partido a sus presuntos autores.

P. Esa es la respuesta oficial dictada por la ejecutiva federal.

R. Comparto esa respuesta ortodoxa, y además añado que la renovación en el partido debe ser muy a fondo. Vuelvo a ser ortodoxo cuando digo que Felipe González debe encabezar esa renovación, ya que el cambio en el PSOE sólo lo puede hacer quien tiene la autoridad y el poder. Sí otro lo intentara, tendría que llegar a componendas y a pactos con líderes territoriales y, por tanto, hacer dejaciones. Felipe González no tiene que hacerlas, porque tiene la autoridad y el poder.

P. ¿También tiene Felipe González toda la responsabilidad de las irregularidades?

R. Si ha habido financiación irregular en alguna parte, la responsabilidad será la de quién llevara esa área. De los errores cometidos en Justicia e Interior el responsable soy yo, y no Felipe González.

P. ¿Comparte usted la crítica, formulada incluso por militantes socialistas, de que todavía se les sigue sin ver como partido de oposición?

R. Hay algo de eso, pero es que nos va a tocar inventar el modelo de hacer oposición. En los años de atrás no ha habido oposición por parte del PP, sino campaña electoral permanente para deteriorar al adversario. Así, el PP ha conseguido una victoria pírrica.

P. De incomprensiones usted debe saber algo, porque desde sus filas se le cuestionó al considerar que se le había ido la mano en sus objetivos de depurar actuaciones irregulares en Interior.

R. Sí hubo esas críticas. Ahora se comprenderá, además de que lo hacíamos por orden de Felipe González, que lo teníamos que hacer, y desgraciadamente no llegamos hasta el final en temas de corrupción

P. Usted promovió el esclarecimiento de algunos hechos, como los asesinatos de Lasa y Zabala, que están poniendo en graves aprietos a la Guardia Civil. ¿Le han llegado críticas o comentarios por ello?

R. Hicimos lo que debimos y pusimos a disposición del juez lo que es la base principal de ese sumario. Este ha sido el caso de actuación más directa del Gobierno.

P. En su partido reconocen que la corrupción económica paraliza y deprime a toda la organización, en tanto que hay cierto encogimiento de hombros cuando se habla de los GAL. ¿Cuál de las dos cuestiones le preocupa más?

R. A mí, más que la corrupción me parece mucho más grave lo de los GAL, y hablo desde la radicalidad ética. Nada es más grave que unos asesinatos. Por desgracia, los estudios sociológicos indican que a los ciudadanos les preocupa más la corrupción.

P. ¿Qué final prevé para el caso GAL?

R. Lo que importa es que se establezca cuanto antes la verdad judicial, que es la única que cabe en una sociedad civilizada. El daño para la vida comunitaria está ya hecho, así como para las personas que están en el proceso. Para ellas el día del juicio será una liberación, porque el mantenimiento del proceso en sí mismo es una sanción.

P. ¿Cree usted que Felipe González será llamado a declarar por el Tribunal Supremo?

R. No lo sé, pero sí tengo plena convicción de que Felipe González no ha tenido conocimiento directo o indirecto de ningún tema irregular. Lo que hagan los tribunales, en todo caso, estará bien.

P. En los próximos meses se hablará bastante de ustedes por la celebración del congreso, en el que se han puesto muchas expectativas por lo que pueda tener de renovación o regeneración.

R. Este congreso no saldrá bien si sólo hay un cambio de personas. Tienen que salir necesariamente las ideas fuerza para presentar un nuevo proyecto electoral a la sociedad. Por supuesto, también tiene que haber un cambio de personas, aunque creo que el sucesor de Felipe González es todavía muy joven.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de julio de 1996.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50