Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DIMISION DEL PRESIDENTE NAVARRO

Dimisión fulminante del socialista Javier Otano al descubrirle la juez una cuenta en Suiza

Dimisión fulminante y de todos los cargos. De una tacada, Javier Otano Cid, de 50 años, dejó de ser ayer mismo presidente del Gobierno tripartito navarro, parlmamentario foral, secretario general del Partido Socialista de Navarra (PSN-PSOE) y militante socialista. La renuncia se produjo horas después de socialista. La renuncia se produjo después de conocerse que la juez Marisol Alejandre haabía descubierto una cuenta bancaria en Suiza a nombre de Otano que podría estar relacionada con la trama navarra del caso Roldán, que llevó a prisión al también ex presidente socialista Gabriel Urralburu y a su ex consejero de Obras Públicas Antonio Aragón. Otano ha admitido que aportó su firma a esa cuenta, y reveló que en ella había dinero reservado para una necesidad del partido.

Tras una mañana intensa de rumores, Javier Otano compareció ante los medios de comunicación en el Palacio de Navarra para admitir que, pese a no haber abierto nunca una cuenta en Suiza, su nombre sí figura en una de ellas, al igual que el de su esposa, María Teresa Arcos. Hecha esta confesión, alegó en su descargo que ninguno de los dos supo nada acerca de estos fondos y que jamás utilizaron u obtuvieron para su patrimonio personal o disfrute privado una sola peseta de la misma. Aparentemente sereno, y anticipando que no contestaría a ninguna pregunta de los periodistas, Javier Otano, que accedió a la presidencia del Gobierno navarro en julio de 1995, explicó que fue el anterior secretario general del PSN-PSOE, Gabriel Urralburu, quien, en noviembre o diciembre de 1991, le pidió que pusiera su nombre en una cuenta suiza, "en la que había dinero reservado del partido para necesidades de futuro especiales o extraordinarias" y en la que ya figuraban los nombres de Antonio Aragón y Jesús Malón, presidente del PSN-PSOE que había fallecido a causa de un infarto dos meses antes.

"En aquellos momentos", razonó Otano, "me pareció normal, ya que el secretario general me dijo que era bueno que figuraran al menos dos nombres como titulares por si acaso ocurrían cosas como la de Malón". Debido "a una imagen de servicio", accedió a ser cotitular de la cuenta suiza.

"Hacia el segundo semestre de 1993, Aragón pidió que le relevasen por otro miembro del partido como titular de la cuenta", manifestó Otano. Sin mencionar ni una sola vez el nombre de Gabriel Urralburu, continuó su relato: "El secretario general me lo contó y añadió que no encontraba necesidad de buscar otra persona de confianza en el partido, por lo que me pidió si mi mujer podía constar en esa cuenta, ya que no tenía ninguna significación especial. Quizá por ignorancia y convencido de que no tenía ningún carácter delictivo", avanzó Otano en su narración, "mi mujer y yo accedimos".

En su declaración pública de dimisión, el ya ex presidente autonómico añadió que "más tarde" personas del partido que no identificó "decidieron trasladar la cuenta de un banco a otro, momento en el que Aragón desapareció como titular y yo también desapareció, quedando mi esposa como única titular. Después", continuó, Ilegó el proceso a Urralburu y Aragón y consideraron [dirigentes del PSOE no identificados por Otano] que era bueno que se produjera una donación de poderes sobre esa cuenta a un abogado suizo, y así se hizo". Nunca más supo de la cuenta. Hasta ayer.

El dimitido aseguró que ni su esposa ni él conocían el origen de la cuenta ni el dinero que había en ella. Ni siquiera si se produjeron movimientos de fondos. "Nunca tuvimos documentación alguna de la misma para utilizarla o conocerla, ni talonarios, ni sabíamos el número o las actividades que tenía".

Añadió que él ha estado en Suiza dos veces en su vida: la primera en 1980, con dos amigos de viaje hacia Alemania, y la segunda hace tres meses, al hacer dos escalas técnicas en Zúrich el avión en el que viajaba a Innsbruck acompañado de un escolta y un funcionario del Gobierno navarro. "En ninguna de ellas salimos del avión", puntualizó, al tiempo que afirmó que tampoco su esposa ha viajado nunca al país helvético.

E insistió: "Ni una sola peseta de esa cuenta o de otras ha ido a parar a mi patrimonio personal o familiar. Lo que tenemos lo hemos ganado con nuestro trabajo: un piso adquirido hace 12 años en cuatro millones pagados religiosamente, un Renault-25 con ocho años de antigüedad y unos ocho millones en rentas bancarias y una cuenta corriente". Cualquier otro bien patrimonial se lo regalará a quien lo encuentre, ironizó.

La rueda de prensa tuvo réplica por parte los demás partidos. Para el PP, se trata de un escalón más en las irregularidades de la etapa socialista. IU piensa que esta cuenta suiza no revela sólo el cobro de comisiones ilegales en Navarra; compromete claramente la financiación del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de junio de 1996

Más información

  • El presidente navarro alega que se limitó a prestar su firma al partido y que no cobró ni una peseta