La policía de Colombia libera a Juan Carlos Gaviria tras más de dos meses de secuestro

A las cuatro de la tarde de ayer, Juan Carlos Gaviria, secuestrado hace más de dos meses por el hasta entonces casi desconocido grupo Dignidad por Colombia, fue bajado en brazos, por dos agentes, de un helicóptero de la policía en la sede central de esta institución en Bogotá. Estaba demacrado, con barba descuidada y lloraba. Poco después, la familia, incluido su hermano el ex presidente y actual secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), César Gaviria, se fundió en un abrazo en el despacho del director de la Policía, José Rosso Serrano.

Con la liberación de Juan Carlos Gaviria terminó un secuestro que resultó singular -en un país donde se cometen 1.000 secuestros al año- por las implicaciones políticas que tenía. La liberación se produjo a la una de la tarde, en un paraje montañoso al suroeste del país. "Fue una liberación por presión", dijo el zar antisecuestros Alberto Villamizar. El final feliz se logró gracias a la intensa y minuciosa investigación de la policía, que tendió prácticamente un cerco a los secuestradores. Supuestamente la noche del lunes -las versiones aún son confusas- se detuvo a uno de los comandantes de Dignidad por Colombia. Sus declaraciones llevaron a localizar el lugar donde permanecía Gaviria, arquitecto de 40 años, y llevaron también a desenmascarar a la "tenebrosa organización de fanáticos" que tenía en su poder al secuestrado.

Narcotraficantes

Como reveló el ministro de Defensa en una conferencia de prensa, detrás de Dignidad por Colombia se escondía el grupo terrorista Jorge Eliecer Gaitán (JEGA), nombre de un caudillo liberal asesinado en 1949. "Este grupo puede tener tentáculos con una organización de narcotraficantes", aseguró el ministro. Gaviria permaneció, como reveló luego el jefe de la policía, en un habitáculo de reducidas dimensiones y jamás en los más de 70 días de cautiverio vio la luz. Al recobrar ayer su libertad el joven arquitecto no podía caminar. El jefe de la policía aseguró también que la ejecución de Gaviria estaba programada para ayer u hoy. Destacó que la organización delictiva tenía mucho dinero pues utilizaron avionetas y, las mujeres vigilantes llevaban siempre costosas joyas.Juan Carlos Gaviria fue secuestrado el 1 de abril en su ciudad natal de Pereira. Los primeros comunicados de los secuestradores lograron despistar: un día pedían la renuncia de Ernesto Samper, al otro el de César Gaviria de la OEA, pero al siguiente parecían apoyar al presidente y parecía también claro que su único interés era borrar toda posibilidad de que el Gobierno negociara con EE UU un tratado de extradición. En un último comunicado se anunciaba la ejecución de Gaviria como protesta en caso de que la Cámara de Representantes absolviera al presidente colombiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de junio de 1996.

Lo más visto en...

Top 50