Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Narcís Serra: "Miente para vengarse"

El ex vicepresidente del Gobierno Narcís Serra, implicado por Roldán en su declaración de ayer, replicó al ex prófugo: "Miente para vengarse de quienes le pusimos en manos de los jueces y para mejorar su situación". Las imputaciones de Roldán fueron descalificadas por el vicepresidente primero, Francisco Álvarez Cascos, que las considera "políticamente irrelevantes" por "extemporáneas y tardías". El número dos del Ejecutivo negó a Roldán, en declaraciones a la Cadena SER, 11 crédito personal para añadir a los hechos, a la hipótesis verosímil que todo el mundo conoce de los GAL, algo que le permita convertirla en noticia o darle más verosimilitud. El ex ministro Juan Alberto Belloch también negó al ex director de la Guardia Civil "todo crédito".En su intento de desprestigiar a abogados, jueces y fiscales que ejercieron durante su etapa al frente de la Guardia Civil, Roldán señaló que la defensa de Amedo y Domínguez en el caso GAL se pagó con fondos reservados, de los que se entregaron 25 millones al abogado Gonzalo Casado. Ante este testimonio, el actual abogado de los ex policías, Jorge Manrique, preguntó a Roldán si no era cierto que Casado había sido también su abogado. Roldán tuvo que convenir en que, efectivamente, fue su primer defensor. Casado manifestó ayer su "tristeza e indignación" contra Roldán, dijo que conserva los recibos pagados por "familiares de los policías" y explicó que dejó la defensa fue por la huida de su cliente.

Roldán insistió en que Rafael Vera le había propuesto secuestrar el furgón donde Amedo y Domínguez eran trasladados diariamente a juicio. Según Roldán, el asunto se desechó gracias a él, que se opuso "a un enfrentamiento en el que podían haber muerto guardias civiles".

Coincidiendo con el debate suscitado sobre un posible traslado de los sumarios al Supremo, Roldán también trató de desacreditar al presidente en funciones de la Sala Segunda, entonces ponente de la sentencia del caso Amedo, José Augusto de Vega. Dijo que había visto salir al magistrado del despacho de Vera, y que éste le comentó que gracias a las gestiones del juez se había logrado evitar que el Supremo considerase a los GAL "banda terrorista".

Indignación de un juez

Augusto de Vega expresó su "indignación", pero declinó contestar a un inculpado, y remató: "Roldán puede decir lo que quiera". Fuentes del Supremo recordaron que la primera sentencia ya había declarado que los GAL no reunían los requisitos para ser banda terrorista, criterio que confirmó el Supremo.Roldán también dijo que nunca le ordenaron investigar a los GAL, pero sí a los jueces de la Audiencia Nacional. Según dijo, encontró una "diferencia de precio" entre el valor consignado en la escritura y el valor de la vivienda de Garzón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de mayo de 1996