Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar se desmarca de Barea y reafirma ante su partido que no habrá recorte en las pensiones

Designar a un sabio como José Barca para dirigir la Oficina Presupuestaria dependiente de la Presidencia del Gobierno tendrá ventajas, pero también inconvenientes. Nombrado oficialmente el viernes, Barca no ha parado de proclamar la necesidad de nuevos recortes presupuestarlos y de hacer propuestas como que las futuras pensiones no se actualicen según el aumento del coste de la vida. José María Aznar tuvo que desmarcarse ayer de forma explícita ante la ejecutiva de los populares de esta última idea, verdadero torpedo contra la línea de flotación del discurso político de su partido.

La primera reunión de la ejecutiva del PP tras la investidura y la formación del Gobierno sirvió también para la designación de, los secretarios de área, pendiente desde el último congreso, y la incorporación de Ángel Acebes como nuevo coordinador general, que se encargará de la gestión diaria y de garantizar la relación entre el partido y el Gobierno.Barea y sus opiniones fueron la única piedra en el camino. Aznar se sintió obligado a asegurar a la dirección del PP que mantiene en su integridad los compromisos del discurso de investidura, incluida la garantía del poder adquisitivo de las pensiones.

Barea había opinado por la mañana que las pensiones actuales no se pueden tocar, porque son derechos adquiridos, pero sugirió para equilibrar el déficit de la Seguridad Social que las nuevas no se actualicen según el IPC, sino un punto o medio punto por debajo. El resto de la ejecutiva tuvo dos vertienes, intercambio de parabienes por la formación del Gobierno y sus primeras decisiones y nombramientos en el aparato del partido, tras el desembarco de la dirección real en La Moncloa y los ministerios.

Aznar envió a, los suyos un mensaje de optimismo y de confianza en las posibilidades para afrontar 1a modernización del país" y prometió "iniciativa y decisión" para sacar adelante la política en la que creen los populares. La ejecutiva se felicitó por el equipo de gobierno del que se ha rodeado el presidente Aznar y también de sus primeras decisiones, porque son "difíciles, duras, pero necesarias para el país".

En previsión de una victoria electoral, Aznar había decidido dejar abierta, en el congreso de enero pasado, la designación de los secretarios de área. Todos fueron mantenidos "en funciones". La ejecutiva de ayer cerró la interinidad y confirmó a cuatro de los secretarios, sustituyó a otro, nombró uno nuevo y nombró, por primera vez, un coordinador general.

Para este puesto, previsto en los estatutos y hasta ahora vacante, fue designado por unanimidad Ángel Acebes. Poco conocido por la opinión pública, Acebes, abogado, nacido en Ávila el 3 de junio de 1958, ha sido alcalde de su ciudad natal entre 1991 y 1995. Desde ese año ocupó la portavocía del Grupo Popular en el Senado.

Aznar le trasladó a las candidaturas al Congreso en las últimas elecciones, con la intención de encargarle la portavocía del Grupo Popular. El resultado de las elecciones y la necesidad de pactar con los nacionalistas trastocó los planes y Acebes empezó a ser barajado para ocupar un ministerio o ejercer de portavoz del Ejecutivo.

Finalmente, se le ha encargado de la gestión diaria del PP, en coordinación con el secretario general, Francisco Álvarez Cascos, y bajo, la dirección del presidente, el propio Aznar. Ni éste ni Álvarez Cascos, vicepresidente primero del Gobierno, han delegado ninguna de sus funciones estatutarias. Según Acebes, que ocupa desde ayer un despacho en la séptima planta de Génova 13, donde tienen el suyo el presidente y el secretario general del partido, Aznar va a seguir trabajando en la sede del PP y desde su toma de posesión, hace nueve días, ha ido por Génova en dos ocasiones.Refuerzo del aparato

La conferencia de prensa de Acebes a media tarde, tras la ejecutiva, sirvió para subrayar la evidencia. La dirección real y el peso político del PP se ha trasladado al Gobierno. El nuevo coordinador general se limitó a enunciar los asuntos tratados en la ejecutiva. Sólo se salió del guión para replicar las críticas socialistas- al hecho de que Aznar no acuda hoy a la primera sesión del Senado.

Acebes ironizó sobre las apelaciones de senadores del PSOE a la ruptura de "una tradición"."No sé de qué tradición hablan", señaló. "He sido senador dos legislaturas y no recuerdo que Felipe González haya presentado su Gobierno en la Cámara alta. Más bien recuerdo una ausencia absoluta. González sólo ha comparecido una vez, en el debate sobre el estado de las autonomías. En cambio, me consta que Aznar tiene voluntad de comparecer y lo hará".

El resto de los nombramientos en el PP confirma a cuatro secretarios de área que ejercían "en funciones" desde el congreso. Se trata de Juan Carlos Vera (Organización), el gran derrotado con el nombramiento de Acebes; Guillermo Gortázar ( Formación); Jesús Sepúlveda (Área Electoral) y José María Robles Fraga (Relaciones Exteriores). José María Michavila, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, es sustituido por Gabriel Cisneros en Estudios y Programas y se crea una secretaría nueva, Relaciones Externas y Atención al Ciudadano, que se ocupará también de los problemas de los mayores y los toxicómanos y desempeñará Manuel Núñez.

Más información en página 59

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de mayo de 1996

Más información

  • Ángel Acebes, nuevo coordinador general, se encargará de la gestión diaria del PP