Un avion espía israelí sobrevoló el campo de refugiados de Qana durante la matanza

Un vídeo amateur der bombardeo israelí del campo de refugiados de Naciones Unidas en Qana (Líbano) el mes pasado, en el que fueron masacrados 102 civiles libaneses, ha convencido a los investigadores de la ONU de que los israelíes atacaron deliberadamente el campamento y sabían que estaba atestado de refugiados cuando dispararon. El vídeo en color, del que el diario británico The Independent tiene una copia, muestra claramente un avión espía israelí sin piloto -utilizado para precisar la puntería de la artillería- volando sobre Qana durante el bombardeo del 18 de abril.

Altos funcionarios israelíes han negado repetidamente a Naciones Unidas que estuvieran utilizando un aparato de vuelo bajo mientras disparaban, pero el vídeo supone una prueba incontrovertible de lo contrario."Ésta es una historia sin ningún fundamento. Había un avión de reconocimiento en las cercanías, pero no sobre el campamento. Y el hecho de que cualquiera en el suelo con una cámara tome una foto de ese avión no significa que éste estuviera sobre su cabeza y pudiera ver todo", declaró ayer el primer ministro israelí, Simón Peres.

El aparato de hélices, que toma imágenes televisivas del suelo, aparece en el vídeo sobrevolando Qana en el momento en que caen los primeros disparos sobre el cuartel del batallón del cuerpo de paz de Fiji. El vídeo fue realizado por un soldado de la ONU que llevaba por casualidad su cámara cuando comenzó el bombardeo israelí y estaba a un kilómetro y medio de distancia de Qana. Esta importante prueba es ahora el centro del aún secreto informe de la ONU preparado por Butros Butros-Gali.

El Ejército israelí ha insistido en que todo fue un lamentable error motivado por las imprecisiones de sus mapas militares. El comandante en jefe de la artillería israelí, Dan Harel, se entrevistó ayer con altos responsables de la ONU en Nueva York y negó cualquier premeditación en la matanza de Qana. "Creíamos que la base de Hezbolá, desde donde la guerrilla libanesa nos bombardeó, estaba a 350 metros del campo de la ONU cuando en realidad estaba a 180 metros", se justificó Harel.

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Nicholas Burns, hizo hincapié ayer en la responsabilidad de Hezbolá en la matanza "al utilizar civiles como escudos humanos".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de mayo de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50