Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL NUEVO GOBIERNO

Álvarez Cascos anuncia una inmediata poda de altos cargos y mayor papel para el Parlamento

El vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, anunció ayer entre sus prioridades una reducción importante de altos cargos en el Consejo de Ministros previsto para hoy y una reactivación del papel del Parlamento en la vida política. Álvarez Cascos ocupa desde ayer el despacho que dejó vacío Narcis Serra tras su dimisión por el escándalo de las escuchas ilegales del Cesid, en junio del año pasado. Los 14 miembros del primer Gobierno de José María Aznar tomaron ayer posesión del cargo tras jurar o prometer en La Zarzuela ante el rey Juan Carlos.

El vicepresidente primero se entrevistó durante tres horas en el Ministerio de Presidencia con su antecesor, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, del que elogió luego sus "exquisitas" maneras y su buen talante en las conversaciones para el traspaso de poderes.No fue el caso de todos los ministros salientes. Los titulares de Educación, Jerónimo Saavedra, y de Sanidad, Angeles Amador, no recibieron en sus departamentos a los respectivos sustitutos, Esperanza Aguirre y José Manuel Romay. Fuentes de los respectivos departamentos señalaron que los ministros habían aplicado el criterio del PP y de Aznar cuando rechazaron la presencia en La Moncloa de Felipe González para recibir a su sucesor.

Los populares habían argumentado que, tras la jura del cargo por el nuevo presidente, González había perdido esa condición y no debía estar en la residencia oficial. La intención de los ministros salientes no era obstruccionista, según las mismas fuentes, y Amador, por ejemplo, mantuvo tuvo una larga entrevista con Romay el domingo por la tarde.

Entre los proyectos que pondrá en marcha el nuevo Ejecutivo, destacó la reducción del organigrama de la Administración central. Aunque el proyecto va a ser presentado al Consejo de Ministros por el titular de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, el vicepresidente señaló que su concepción se debe a un equipo del que han formado parte, entre otros, el ex vicepresidente del Gobierno con UCD Rodolfo Martín Villa y el ex ministro centrista Manuel Núñez.

La poda de altos cargos se llevará por delante 75 de las 280 direcciones generales existentes, según informa Servimedia, que cita fuentes del Partido Popular. También habrá una reducción significativa de los 1.156 subdirectores generales con cartera.

El vicepresidente destacó también la voluntad del Gobierno y de Aznar de "agilizar y revitalizar el Parlamento y con ello las sesiones de control". Habrá más presencia del Ejecutivo y de su jefe en las Cámaras, según Álvarez Cascos. El vicepresidente primero presidirá tanto la Comisión Delegada del Gobierno como la de Asuntos Autonómicos, y el segundo, Rodrigo Rato, la de Asuntos Económicos, aunque, según explicó ayer, no habrá compartimentos estancos y se aplicará la fórmula de permeabilidad entre áreas de responsabilidad que ha tenido éxito en el funcionamiento del PP.

Los 14 miembros del Gobierno juraron o prometieron ayer sus cargos en presencia del Rey y ante un ejemplar de la Constitución, otro de la Biblia y un crucifijo. Doce optaron por la fórmula del juramento. Dos, Francisco Álvarez Cascos y Josep Piqué, titular de Industria, prefirieron la promesa. El acto se cerró con las habituales fotografías del nuevo Gobierno con los Reyes.

La ceremonia se celebró en el salón de audiencias de la residencia de la familia real, presidida por don Juan Carlos y doña Sofía. Asistieron el presidente del Gobierno, José María Aznar; el del Congreso, Federico Trillo; el del Senado, Juan Ignacio Barrero; el, del Consejo General del, Poder Judicial y el Tribunal Supremo, Pascual Sala, y el director general de Registros y Notarías, Julio Burdiel.

Primeros despachos

El presidente del Gobierno y sus ministros- abandonaron La Zarzuela sobre las once y media de la mañana. Aznar despachó ayer mismo en La Moncloa con vanos ministros para examinar el proyecto de reestructuración orgánica del Ejecutivo.

El nuevo inquilino del palacio presidencial ha decidido trabajar a diario en uno de los despachos que ocupaba su antecesor, Felipe González, en el edificio del Consejo de Ministros. En el palacio donde se encuentra la residencia oficial hay varios despachos más para recibir visitas.

Las anécdotas del traspaso

Fue una jornada de traspasos de poderes y de despachos que provocó muchas anécdotas, bastantes minutos de retraso sobre los horarios previstos y los lógicos desconciertos de cualquier relevo. Ya en La Zarzuela, durante el acto de jura de los ministros Mariano Rajoy, el titular de Administraciones Públicas, olvidó citar el nombre de su departamento y fue el propio José María Aznar el que le recordó al final, en broma, que lo importante es llegar a ministro, "aunque sea de Marina".Esperanza Aguirre, en esa misma ceremonia, situó Cultura por encima de Educación y luego leyó, sobre un muy elevado atril, dos discursos idénticos en la toma de posesión en los dos antiguos ministerios que ahora dirigirá unificados en una sola cartera. Loyola de Palacio, de Agricultura, fue la única de las cuatro mujeres del Gabinete que juró como "ministro" en vez de ministra.

El titular de Trabajo saliente, José Antonio Griñán, aconsejó a Javier Arenas que se haga socio de su equipo, el Betis. Y la ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino, que acudió a la toma de posesión con tres de sus seis hijos, se vio en un brete cuando las chicas dieron la razón, en algunos de sus planteamientos, a las organizaciones ecologistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de mayo de 1996

Más información