NUEVA LEGISLATURA

González aconseja a Aznar que su primer viaje sea a Marruecos

Felipe González ha dado un primer consejo a. José María Aznar en materia de política exterior: que su primer viaje sea a Marruecos. En los próximos días le dará otros más sobre asuntos europeos. Por su experiencia, acumulada durante once años, la integración comunitaria es, probablemente, el punto fuerte del actual presidente del Gobierno en funciones mientras que, por razones diametralmente opuestas, constituye uno de los puntos débiles de su sucesor. De ahí que el líder popular haya pedido al socialista que le ayude a ponerse al día.

Más información

Existe una tradición no escrita en la política exterior española que prevé que el primer desplazamiento al extranjero de un nuevo jefe de Gobierno o un nuevo ministro de Asuntos Exteriores debe consistir en cruzar el estrecho de Gibraltar. La inauguraron González y su primer titular de la cartera de Exteriores, Fernando Morán, y la continuaron los siguientes: Francisco Fernández Ordóñez, en 1985, y Javier Solana, en 1993.Durante su entrevista del pasado 12 de marzo, González sugirió a Aznar que, también viaje cuanto antes a Rabat con el fin de asegurar a Hassan II que su país seguirá siendo prioritario para España, algo que ya le anuncio cuando el rey marroquí recibió por primera vez en audiencia al presidente del Partido Popular, hace algo más de dos años

Antes de Marruecos figuraba, sin embargo, Melilla en la lista de prioridades populares, según, entre otros, el alcalde de esa plaza de soberanía, Ignacio Velázquez Rivera. Una reunión de Aznar con los presidentes de las diferentes comunidades autónomas gobernadas por el PP, que inicialmente estaba previsto que se celebrara en esa ciudad el viernes y sábado próximos, ha sido aplazada, por el momento hasta principios de mayo, es decir luego de que se produzca la investidura de Aznar como nuevo presidente del Gobierno.

Los pelos, de punta

Esta iniciativa, aún no del todo confirmada, ha puesto los pelos de punta a los altos funcionarios de Exteriores porque va mucho más allá de la tradicional comparecencia de Aznar en actos electorales en Melilla, un enclave que González siempre ha evitado pisar. "Si se lleva a cabo", afirma un diplomático, "confirmará a los marroquíes sus temores sobre la escasa sensibilidad popular por su país y hasta puede incitar a Hassan II A rechazar la visita: del nuevo presidente.Las relaciones del PP con Rabat no han sido tradicionalmente de lo más cordiales, aunque han mejorado en estos dos últimos años. Las críticas populares, en octubre de 1992, al tratado de amistad hispano-marroquí por múltiples motivos- supusieron que las autoridades marroquíes castigaran a Aznar retirándole la invitación que le acababan de hacer para que visitase su país.

Hubo que esperar año y me dio para que el líder popular fue se bienvenido en Marruecos. Todos calificaron aquella visita de "éxito", pero los recelos marroquíes persistieron alimentados, por ejemplo, por la beligerancia verbal del PP con su país durante la negociación, el año pasado, de los acuerdos pesqueros y de aso ciación entre la Unión Europea (UE) y Marruecos. No en balde Rabat precipitó la cumbre bilateral, que se celebró en febrero, por temor a que un Gobierno de centro-derecha no fuese tan generoso como el socialista.

Europa es la siguiente asigna tura pendiente en las conversaciones entre González y Aznar. Al concluir, el 29 de marzo último, la cumbre europea de Turín, el presidente en funciones dejó caer que daría consejos sobre esa materia al entrante si se los pe día. La solicitud le fue formulada el miércoles pasado, durante el almuerzo de ambos en el palacio de La Moncloa. "Con seguridad que me reuniré más veces con él para hablar a fondo de temas muy específicos", anunció el jueves el líder socialista refiriéndose a las futuras charlas con el popular.

Aznar debe ponerse al corriente de la forma más rápida posible. Tiene por delante un calendario internacional repleto de citas. En mayo están previstas las visitas a Madrid.de los presidentes de India, Shankar Dayal Sharma, y Portugal, el socialista Jorge Sampaio, que desea que su primer viaje al extranjero como jefe de Estado sea a España. En junio está anunciado nada menos que el presidente de China,Jiang Zemin, y el de Italia, Oscar Luigi Scalfaro. A finales de ese mes, el presidente del Gobierno español deberá además acudir en Florencia a la cumbre europea con la que concluirá la presidencia italiana de la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de abril de 1996.

Lo más visto en...

Top 50