Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión niega presiones al Reino Unido para que se incorpore a un SME renovado

La Comisión Europea no pretende forzar a Gran Bretaña a adherirse a un nuevo Sistema Monetario Europeo que relacione a las monedas de los países que participarán en el euro con aquellas que queden provisionalmente fuera, hasta el lanzamiento de la moneda única en el año 1999."La Comisión no se ha aliado con Francia y Alemania piara forzar al Reino Unido a aceptar ese nuevo sistema", expilicó ayer un portavoz de la UE, quien añadió que el mercado único europeo debe estar protegido contra las devaluaciones competitivas voluntarias.

Esta puntualización se produce después de que el diario británico The Guardian asegurara que Bonn, París y la Comisión Europea habían presionado a Londres para hacerle aceptar, antes de la reunión informal de ministros de Finanzas de la UE el próximo viernes y sábado en Verona (Italia), un mecanismo de cambios renovado bajo la amenazada de sanciones comerciales y financieras.

Por su parte, el jefe del Gobierno italiano, Lamberto Dini, señaló ayer que la lira está preparada para una vuelta al Sistema Monetario Europeo. Dini precisó que esta integración se llevará a cabo sobre la base de un tipo de cambio "establecido por el mercado y no decidido en una mesa de negociación". Añadió, no obstante, que la decisión deberá adoptarla el nuevo Gobierno que salga de las elecciones del próximo 21 de abril.

Respecto de la moneda única, Dini señaló que la hipótesis de una Europa a dos velocidades no debe descartarse "como si fuera el diablo". En 1988 se hará el análisis y "después ya se verá", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de abril de 1996