Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE y Canadá piden a Clinton que aplique sin rigor la ley contra Cuba

La inminente aprobación, probablemente esta semana, por el Congreso de EE UU de la ley Helms-Burton para reforzar el embargo al que está sometida Cuba está suscitando múltiples gestiones ante la Administración norteamericana de Canadá y la Unión Europea (UE), que temen que sus empresas que invierten en la isla sean sancionadas por "traficar" con propiedades estadounidenses expropia- das por Fidel Castro en 1959.

Los principales países inversores en el país no centran ya sus esfuerzos en evitar que la ley entre en vigor a partir del 1 de agosto, sino en que el presidente Bill Clinton aplace la puesta en práctica de su artículo más conflictivo. "La batalla hay que darla ahora para que la Administración Clinton no haga una aplicación dura", afirmó ayer Francisco Villar, secretario general de Política Exterior del Ministerio de Asuntos Exteriores español.Mañana se reúne en Bruselas el Grupo de trabajo de la UE sobre Latinoamérica y el jueves la troika comunitaria, integrada por altos funcionarios de Italia, España e Irlanda, se entrevistará con el embajador de EE UU ante la UE, Stuart E. Eizenstat, al que; transmitirá su preocupación.

Esta gestión ha sido precedida por otras muchas que adquirieron un carácter más formal cuando, el 15 de marzo de 1995, el vicepresidente de la Comisión Europea, Leon Brittan, remitió una carta al secretario de Estado, Warren Christopher, advirtiéndole sobre las consecuencias negativas que tendría el endurecimiento, del embargo.

Todavía el viernes la diplomacia española manifestó en un comunicados su firme oposición a la iniciativa legislativa. Mientras, el Partido Popular, algunos de cuyos eurodiputados se encontraban ayer en Washington, prometía intentar influir "para que se eliminen las posibilidades de sanción".

Para entonces, sin embargo, Exteriores no confiaba ya en que Clinton vetaría la ley. A su paso por Madrid, hace un mes, el asesor presidencial para Cuba, Richard Nuccio, no descartó esa opción pero, tras el derribo de las avionetas, quedó excluida. La ley faculta, sin embargo, a Clinton para retrasar por periodos de seis meses la aplicación de su cláusula más polémica "y eso es lo que aún esperamos", comenta un diplomático, "aunque no está claro que lo haga en la recta final de la campaña electoral por miedo a perder votos". Las, gestiones europeas no son las únicas. El ministro de Comercio de Canadá, Arthur Eggleton, tenía previsto reunirse ayer con el representante de Clinton para el Comercio, Mickey Kantor, para explicarle que la ley infringe el Tratado de Libre Comercio entre ambos países y México.

Canadá es el primer inversor extranjero en Cuba, pero las empresas mexicanas también han introducido allí dinero por cuenta a veces de compañías de EE UU, y también están preocupadas. El asesor legal de la cancillería mexicana, Miguel Angel González , advirtió que será "una fuente de tensiones" con Washington.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de marzo de 1996

Más información

  • Inminente refuerzo del embargo a la isla