Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de refugiados huyen de un pueblo de Ingusthetia sometido al fuego ruso

Una riada de refugiados desesperados huía ayer de Sernovodsk, un pueblo situado en la frontera entre las repúblicas caucásicas de Ingushetia y Chechenia, que desde el pasado don-úngo es asediado vio lentamente por las tropas federales rusas. Mientras tanto, el ministro de Defensa ruso, Pável Grachov, realizó un viaje relámpago a Chechenia para evaluar la situación sobre el terreno. Los acontecimientos que se de sarrollaban ayer en Sernovodsk eran confusos, ya que las tropas federales impedían el acceso al pueblo de los periodistas y de los representantes de organizaciones humanitarias y médicas. A juzgar por los corresponsales de la televisión independiente que informaban desde las inmediaciones de Sernovodsk, los civiles tenían que vérselas con una situación semejante a la ya vivida en Pervomaískoie, y de nuevo se habían convertido en las víctimas inocentes e ignoradas de una operación de cas tigo contra los guerrilleros independentistas. Las tropas rusas atacaron ayer el pueblo con helicópteros, y al parecer se ensañaron especialmente con una residencia, que se derrumbó sepultando bajo sus ruinas a un número indeterminado de personas, que podrían llegar a las 300. Entre las tropas hay también muertos y heridos. Itar-Tass informó de la existencia de un gran incendio en Sernovodsk, cuyos habitantes ponían en peligro sus vidas al huir ayer antes de que se abriera el corredor de seguridad que habían prometido las tropas federales. Los refugiados se cuentan por miles -de 4.000 a 15.000, según diversas estimaciones- y han sido albergados en tiendas de campaña en diversos puntos de la República de Ingushetia, donde la situación es muy tensa. Al menos 26 refugiados estaban heridos y tres de ellos murieron en hospital.

En Sernovodsk, que tenía una población de 15.000 almas, vivían unas 7.000 personas que habían huido de la guerra de Chechenia. La Administración local ha negado que los guerrilleros independentistas hubieran encontrado cobijo en el pueblo.

En Chechenia, Grachov prometió ayer a los oficiales y a los soldados de las tropas federales que combaten allí que el Ejército se retirará pronto de esa República rebelde y sólo intervendrá como apoyo del Ministerio del Interior. "No tenemos intenciones de mantener las tropas en Chechenia durante mucho tiempo. Deben volver a sus bases, agruparse y participar en operaciones sólo en caso de que sea necesario ayudar al Ministerio del Interior de la República chechena", dijo el ministro Grachov durante un viaje relámpago a Chechenia.

El ministro no se entrevistó con el líder independentista Dzhojar Dudáiev, como algunos habían esperado cuando Grachov contempló esta posibilidad "si había la correspondiente propuesta". Tras reunirse con el líder promoscovita Doku Zagdáiev en Grozni, el ministro de Defensa ruso manifestó que "es hora de olvidar a Dudáiev y a MasJádov". Aslán Masjádov es el jefe del Estado Mayor de Dudáiev.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de marzo de 1996

Más información

  • Grachov hace un viaje relámpago a Chechenia