Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presunto agresor sexual de una niña, detenido cuando huía en un tren

"Lo siento, no sé por qué lo he hecho. Protéjanme y discúlpenme con los padres". Esto fue lo que dijo Pedro M. A., de 25 años y vecino de Madrid, a los policías municipales de Tres Cantos (25.000 habitantes) que le detuvieron el miércoles por la noche en la estación de Renfe de la localidad. Con estas palabras quería redimirse de lo que había hecho apenas 20 minutos antes cuando presuntamente intentó violar y secuestrar a una niña de cinco años. Ayer pasó a disposición judicial.Los hechos se produjeron al filo de las 20.50. A esa hora, dos niñas de corta edad jugaban en una zona verde cercana al número 26 del Sector Oficios de Tres Cantos mientras los padres de una de ellas estaban en un bar cercano.

Según fuentes policiales, una de las menores entró corriendo en el local y dijo que un hombre quería llevarse a su amiga. Cuando salieron a la calle, varias personas vieron cómo emprendía la fuga a la carrera un hombre de 1,80 metros de estatura aproximadamente, rubio, con vaqueros y con una cazadora con un distintivo rojo en la espalda. La niña lloraba a 100 metros del bar y señalaba sus genitales.

Los padres trasladaron a la pequeña hasta el centro de salud de Tres Cantos y posteriormente al hospital de La Paz, donde los médicos le diagnosticaron diversas erosiones en los genitales.Mientras tanto, la Policía Municipal barrió los aledaños del Sector Oficios en busca del presunto agresor sexual. A las 21.06 partía de la estación de Renfe de la localidad un tren de cercanías hacia Madrid y en el que tal vez el agresor había intentado huir.El sargento y dos policías municipales subieron al tren antes de su partida. Tras inspeccionar cada rincón de los vagones, la policía halló encerrado en un aseo a Pedro M. A. La descripción de los testigos que habían visto correr a un hombre en el lugar de los hechos coincidía con sus rasgos y su vestimenta.

"Cuando lo sacamos para trasladarlo a la 112ª Comandancia de la Guardia Civil había un nutrido grupo de vecinos esperando en la estación que le reconocieron y que tuvimos que tranquilizar porque querían lincharle", explicó un portavoz de la Policía Municipal.

Según estas fuentes policiales, las características físicas de Pedro M. A. coinciden con las aportadas por tres vecinos de la localidad que en las dos últimas semanas denunciaron la presencia de un exhibicionista en varias partes del municipio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de febrero de 1996