Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La situación política y económica vuelve a percibirse de forma negativa

La convocatoria de elecciones tuvo un relativo efecto balsámico sobre el clima general de opinión, tal y como quedó reflejado en el Barómetro del pasado mes de enero, pero se ha disipado por completo en estos días de precampaña electoral. La opinión sobre la situación global de España, tanto en el terreno económico como en el político, vuelve a situarse en los mismos profundos niveles negativos del pasado otoño. Nada menos que el 69% de los encuestados considera que la situación política es mala o muy mala, e igual parecer muestra el 62% sobre la situación económica. Se trata probablemente del efecto producido por el debate preelectoral, que inevitablemente aventa problemas, remueve conflictos y potencia la percepción de las carencias y errores.En relación con el tema de los GAL, la opinión mayoritaria es que, a partir del próximo 3 de marzo, el nuevo Gobierno debería dejarlo exclusivamente en manos de los tribunales: opina así el 52% de los entrevistados (61% entre los votantes del PSOE y 53% entre los votantes del PP).Tan sólo entre el electorado de Izquierda Unida son casi tan numerosos los partidarios de reabrir la investigación política sobre los GAL como los que consideran que la cuestión debe quedar ya exclusivamente en mar nos de los tribunales.

El 'efecto Barrionuevo'

La ciudadanía se muestra convencida de que la presencia del primer ministro de Interior socialista, José Barrionuevo ,en la candidatura del PSOE al Congreso por Madrid quitará votos a dicho partido: así. lo piensa el 61% de los entrevistados (70% entre los votantes del PP, 72% entre los de IU e incluso 54% entre los propios votantes del PSOE). Sólo el 5% piensa que le dará votos, y el 20%, que no tendrá ningún efecto.

En cuanto a los debates electorales en televisión, el 51% de los españoles se muestra partidario de la fórmula debate a tres (González-Aznar-Anguita), y el 3 1 %, de la fórmula mano a mano entre el actual presidente del Gobierno y el líder del Partido Popular.

Entre los votantes del Partido Popular y, sobre todo, de Izquierda Unida predominan masivamente los partidarios del debate a tres (64% y 84%, respectivamente). Entre los votantes del PSOE existe una división de opiniones: un 46% opta por el debate a tres y otro 46% dice preferir el mano a mano entre los dos líderes principales.

La idea más extendida, sobre todo entre los votantes socialistas, es que la fórmula de debate a dos beneficiaría fundamentalmente a Felipe González, que, en cambio, resultaría el más perjudicado por la fórmula de debate a tres. Esta última idea es predominante entre los votantes del PP y de IU, pero también, aunque en menor medida, entre los del propio PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de febrero de 1996

Más información

  • El 52% desea que los GAL sean cuestión exclusiva de los tribunales