Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De huelguistas a responsables políticos

Para demostrar su defensa de la sanidad pública, Farnós enumera las acciones que ha emprendido el Gobierno popular en aras de mejorarla, entre las que cita los cambios en las direcciones y reglamentos internos de los hospitales. "Hemos apostado por una gestión despolitizada y profesionalizada", apunta, sin ocultar su decepción por la aparición de una sentencia reciente que les impide contratar como gestores a personas ajenas a la Administración. "Tenemos las manos atadas, porque no podemos contar con los mejores", señala Farnós, que tuvo que anular un concurso abierto a profesionales del sector privado. Su segundo en la Consejería, Juan Oliver, llegó a afirmar que entre todos los funcionarios del Servei Valencià de Salut no habían encontrado ninguno con capacidad suficiente para gestionar un hospital.Donde sí han encontrado un buen filón de gente preparada es en el Sindicato Médico Independierite, protagonista de la última huelga de especialistas, algunos de cuyos dirigentes han sido promovidos a cargos de responsabilidad. El que fuera líder de la huelga en Alicante, José Vicente García, es el nuevo delegado territorial de Sanidad en esta provincia.

El PP ha apostado también por la instalación de una central de compras para todos los hospitales, que supondrá un ahorro sólo en gasóleo, afirman, cercano a los 150 millones de pesetas. El recorte en los gastos es la máxima de todas las acciones emprendidas. Así, el acuerdo alcanzado con los farmacéuticos valencianos por el cual éstos se comprometían a dispensar medicamentos genéricos (principios activos sin marca comercial), supondrá un ahorro de 3.000 millones anuales, frente a los 1.600 qué ingresaría la Consejería con el cobro del 2% de sus beneficios, como ocurre en el resto de las comunidades autónomas (y que, a los boticarios valencianos se les perdonará). Una iniciativa que no resultaría descabellada si se hubiera consultado a los facultativos, que, en última instancia, son los que tienen que recetar. En caso de que el paciente acuda a la farmacia a por un medicamento y el farmacéutico carezca del principio activo (ácido acetilsalicílico en lugar de aspirina), éste le dispensará la marca comercial más barata de las que disponga en ese momento.

Otra de las medidas que ha provocado un rechazo por. parte de los proveedores de material quirúrgico ha sido la "imposición unilateral" de una bajada de precios de las prótesis de cadera o rodilla, marcapasos y válvulas cardiacas, que Sanidad. matiza que es de un 10% y no del' 30%, como afirman los fabricantes. Ese descuento del 10% proviene, según la Consejería, del margen que las empresas destinan a los planes de formación de los médicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 1996