Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recorte en los centros de día servirá para crear 450 plazas de metadona

El recorte presupuestario del 25% que el Ejecutivo de la Comunidad de Madrid, del PP, ha practicado en sus cuatro centros de día para la rehabilitación de toxicómanos ha supuesto el despido de 24 profesionales. Antonio Gamonal, coordinador de prevención del Plan Regional de Droga, califica las bajas de temporales, y asegura que en tres meses habrá que contratar a ese mismo número de trabajadores para abrir 450 nuevas plazas de metadona. En Madrid hacen falta entre 4.000 y 5.000 plazas: hay 950.

Gamonal espera que, en tres meses, los centros de día de San Blas, Usera y Norte puedan disponer, cada uno, de 110 nuevas plazas para dispensar metadona a toxicómanos terminales o fracasados en repetidos intentos de rehabilitación. Para ello tendrán que contratar tres nuevos equipos, formado cada uno por un psicólogo, un médico, un asistente social y un ATS. Asimismo, en Móstoles se habilitará otro grupo similar de profesionales por convenio con una organización no gubernamental.Los planes incluyen también, según Gamonal, la creación de 120 plazas de metadona en vehículos como el isidrobús y en una nueva furgoneta, lo que obliga a contratar a seis enfermeros y dos conductores.

En todo momento, el Plan Regional ha justificado la eliminación de los 24 profesionales de los centros de día alegando que estos servicios estaban sobredimensionados y que era urgente ampliar plazas de metadona. Ahora, tras los despidos, aseguran que la atención que se presta a los drogodependientes es la de siempre.

Elena Vázquez, ex consejera socialista de Integración Social y actual diputada autonómica, cree, sin embargo, que el recorte de profesionales redundará en un peor servicio. "Con menos personal es imposible mantener el mismo nivel de atención", asegura.

"Por ejemplo, en el centro de San Blas, si antes 11 psicólogos prestaban 15,5 horas de atención semanal, ahora, con cuatro menos, realizarán 9,85", añade. Vázquez asegura que los empleados que han quedado están ahora en peores condiciones laborales.

Javier Baeza, uno de los responsables de la asociación Apoyo, que recibió en 1995 el Premio Reina Sofía por su trabajo con drogodependientes, considera que "se ha desvestido un santo para vestir a otro".

"Cada vez hacen, falta más recursos, y no tiene sentido recortar a unos centros de día que, en mi opinión, no estaban sobredimensionados, para dedicar el dinero a la metadona, aunque todos estamos de acuerdo en su necesidad", asegura. %No será que se intenta primar que el sujeto no dé problemas y no su rehabilitación integral?", añade.

Carmen Díaz, miembro de Madres Unidas contra la Droga, afirma: "Dicen que los CAD municipales funcionan con menos dinero y menos plantilla, pero lo que callan es que a menudo ese dinero resulta insuficiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1996

Más información

  • 24 trabajádores, despedidos tras la rebaja presupuestaria