Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REACCIONES AL 'CASO BOSMAN'

Los futbolistas polacos sueñan con 'hacerse' alemanes

La sentencia en favor del jugador belga Jean Marc Bosman sigue dejando secuelas. Las últimas proceden de Polonia, aunque se trate de un país que no: pertenece a la Unión Europea; Resulta que los futbolistas polacos, tras la resolución del caso Bosman, parecen afectados por una extraña epidemia: cambiar de nacionalidad. El objetivo es claro: gozar de todas las ventajas que concede la sentencia (no ocupar plaza de extranjero en las Ligas de los países de la UE y no estar sujetos a ningún tipo de derecho de retención). Un tratado particular existente entre Polonia y Alemania ha permitido que sea este país el que han escogido los futbolistas, por ahora, para cambiar de ciudadanía.Es el caso del centrocampista Dariusz Szubert, de 24 años, con contrato en el Saint Paulin, de Alemania, hasta el 30 de junio de 1996 y que ya ha cambiado de nacionalidad. También, el de Radoslaw Gilewicz, del VFB Stuttgart, que ya ha solicitado igualmente un pasaporte alemán.

Desde la UEFA se ha utilizado la epidemia nacionalizadora que vive Polonia para recordar su desventaja con respecto a otros países europeos. Y de pasó, animar a que los polacos traten de ingresar lo antes posible en la Unión Europea. Así lo ha recogido la prensa polaca en palabras de Gerhard Aigner, secretario general de la UEFA.

En la actualidad, según informa Efe, un total de 44 jugadores polacos actúan en Ligas extranjeras. Las más visitadas son Alemania, donde juegan siete; en Israel, cinco; en Finlandia, Holanda, Grecia y Francia, cuatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de enero de 1996