Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REACCIONES AL 'CASO BOSMAN'

El Costa Naranja abre el fuego

El líder de la Liga de baloncesto femenino, primer equipo que aplica en España la 'sentencia Bosman' al alinear ayer durante varios minutos a sus tres jugadores extranjeras

La sentecia del caso Bosman entró ayer en vigor por primera vez en España. Fue en Godella, localidad cercana a Valencia en la que está instalado el equipo que lidera la Liga española de baloncesto femenino, el Costa Naranja. A siete minutos 5 1, segundos del final del partido entre el Costa Naranja y el Cepsa Tenerife, la norteamericana Pamela McGee saltó a la pista. La hinchada, consciente del momento histórico, la recibió con una cerrada ovación: en esos instantes había tres extranjeras en cancha por parte del Costa Naranja.Una de ellas, no obstánte, era la inglesa Andrea Congreaves, una jugadora comunitaria que, según la reciente sentencia del tribunal de Justicia de la Unión Europea, no ocupa plaza de extranjera en los países miembros. La norteamericana MacGee acompañó durante dos minutos y medio a la británica Congreáves, a la rusa Natalia Zasoulskaia y a las españolas Blanca Ares y Paloma Sánchez. La diferencia entre ambos equipos, que ya era de más dé 30 puntos a favor de las locales cuando se juntaron las tres extranjeras, se incrementó hasta el 96-51 final.

"Ahora veremos el acta. Segurarnente pondrá que Pamela [M-cGeel no ha sido correctamente alineada y la Federación nos sancionará con la pérdida del partido, pero no nos importa. Nos asiste la ley", comentaba eufórico al terminar el partido el presidente del Club, José Ramón Guimaráens. El tirón publicitario de la decisión había sido ya todo un éxito. El Pabellón Municipal de Godella registró una inhabitual presencia de medios de comunicación. Efectivamente, el acta señalaba que el Costa Naranja "incribe a tres jugadoras no aptas para selecciones". Además, Macgee carecía de licencia federativa, por lo que tuvo que presentar su pasaporte para poder inscribirse en el partido. La Federación Española de Baloncesto se había negado el pasado viernes a tramitarle la ficha a MacGee al considerar que el Costa ya tenía cubierto el cupo de extranjeras. Un fax transmitido ayer desde la Federación Española a la territorial valenciana y de ésta al Costa Naranja alegaba falta de tiempo para gestionar esta misma licencia. "Por el escrito que nos han enviado hoy [por ayer]", indicó Guimaráens, "estoy tranquilo y creo que la Federación y por lo que yo he hablado su presidente [Ernesto Segura de Luna] están a favor de se cumpla la sentencia".

"No comment", fue la respuesta de Andrea Congreaves cuando se le requirió su opinión sobre su nueva situación en el baloncesto español. La misma postura opaca de las demás jugadoras del Costa y su técnico, el ruso Eugeni Gomelski, que habían recibido la consigna del presidente de no hacer declaraciones. Todo el protagonismo lo acaparó Guimaráens. Más accesible resultó el preparador del Cepsa Tenerife, Paco Apélez, que se mostró contrario a la participación de tres extranjeras en la competición española. "No me parece una buena medida. La reglamentación dice que son dos jugadoras extranjeras por equipo. Además, yo siempre he sido un abanderado de que juguemos con una sola extranjera. Defiendo a las españolas y sólo entiendo del paro que hay en España. La Comunidad Europea, queda muy lejos de Tenerife", declaró Apélez.

El Cepsa Tenerife, octavo clasificado en la Liga, predica con el ejemplo y sólo dispone de una extranjera, la rusa Julia Gureeva. El equipo tinerfeño hizo constar en acta su protesta por la alineación de las tres extranjeras. "En el fondo, les agradezco que lo hayan hecho, porque así los dos puntos serán para nosotros concluyó con humor Apélez. El Comité de Competición de la Federación de berá resolver ahora si sanciona o no al club, valenciano. La pérdida de los puntos no supondrá en cualquier caso un óbice importan te para el Costa Naranja, que, con 27 puntos sin contar la victoria de ayer, lidera con cierta suficiencia la Liga española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de enero de 1996