Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia vuelve al Comité Militar de la OTAN

Francia iniciará hoy su paulatina incorporación a las estructuras militares de la OTAN, de las que está excluida desde 1966. El ministro de Asuntos Exteriores Hervé de Charette comunicará a sus colegas de Exteriores y de Defensa en Bruselas la intención de su país de incorporarse plenamente al Comité Militar, máximo organismo de coordinación militar de la Alianza. También comprometerá la asistencia de su colega de Defensa a las reuniones ministeriales semestrales. El despliegue para garantizar la paz en Bosnia, el encuentro de los presidentes Bill Clinton y Jacques Chirac en París y la etapa de transformaciones de la Alianza que se abre hoy con la ratificación del nuevo secretario general, Javier Solana, han sido los detonantes.

De Charette leerá un discurso en el que trazará "una aproximación cautelosa" a las estructuras militares, según dijeron anoche fuentes diplomáticas a este periódico. La agencia Reuter atribuía ayer a entusiasmadas fuentes de la Alianza una frase reveladora: "Esencialmente, Francia ha vuelto". Estas fuentes añadieron que la decisión fue adoptada por París después de estrechas conversaciones entre los Gobiernos de Jacques Chirac y de Bill Clinton. La decisión francesa es vista, tanto en Bruselas como en Washington, como un espaldarazo a la misión de paz que acaba de ponerse en marcha en Bosnia.De Charette anunciará hoy la plena incorporación de Francia al Comité Militar, presidido por el británico Richard Vincent, y la asistencia periódica de su titular de Defensa a las reuniones ministeriales. París no participaba plenamente hasta ahora en el Comité Militar, en el que estaba presente sólo a título de observador. Y tampoco acudía a las reuniones ministeriales de Defensa, aunque el año pasado ya dio síntomas de iniciar un cambio, cuando el entonces ministro François Léotard acudió a la sesión informal, celebrada en Sevilla, en que se aprobó la apertura hacia el Mediterráneo.

Las fuentes consultadas por este diario indican que el acercamiento se limitará por el momento a estas dos instancias, pero inicialmente no afectará al Comité de Planes de Defensa ni al Grupo de Planes Nucleares, ni tampoco a la estructura militar integrada (la línea jerárquica de mando). Otras fuentes indicaron sin embargo a la agencia Reuter que el acercamiento supondrá también el inmediato acceso al Comité de Planes de Defensa, el órgano de planificación que p reside el secretario general, y el anuncio del acceso, a medio plazo, a todas las demás instancias de la estructura militar. "Estaremos cerca de la plena integración", explicaron.

El cambio de actitud francés empezó- a gestarse hace más de un año. Pero en aquélla época era el Ministerio de Defensa quien lo sostenía en solitario, frente a la actitud menos decidida del Quai d'Orsay -entonces encabezado por el actual. primer ministro, Alain Juppé-, tributario en mayor grado de la doctrina gaullista de la especificidad militar francesa.

Pero la guerra de Bosnia ha evidenciado la importancia del protagonismo en todas las instancias políticas y defensivas internacionales. Francia, que ha mantenido un fuerte compromiso militar en los intentos de separación de los beligerantes -con un enorme coste en vidas de cascos azules-, ha tenido sin embargo enormes problemas, como el conjunto de Europa, a la hora de ver reconocido su peso político en la solución del conflicto. La aproximación será "el espaldarazo a la cooperacion sobre el terreno en Bosnia", indicaron fuentes francesas.

Otro desencadenante para la maduración de la nueva actitud francesa ha sido el ejemplo español. A diferencia de Francia, España sí forma parte de todos los organismos militares de la Alianza, como se aprobó en el referéndum de 1986: únicamente no está involucrada en la "estructura militar integrada", es decir, en la cadena orgánica de mando, de manera que las órdenes del mando supremo aliado deben ser ratificadas por el Gobierno antes de ser vinculantes para sus tropas desplazadas al terreno de conflicto.

Esta especificidad de España, más suave que la francesa, le ha permitido que su: ministro de Asuntos Exteriores sea elegido nuevo secretario general de la OTAN, mientras que era impensable que el cargo hubiera recaído en un francés. De forma que los rendimientos políticos superiores del esquema español han quedado patentes para París. Al mismo tiempo, la Alianza está transformándose. Ayer mismo Solana manifiesto que en el plazo de "cinco o seis años" los cambios en su composición y en su esquema militar serán de gran trascendencia. Y la misma estructura militar integrada está en cuestión, puesto que debe ser modificada para cada gran operación, como el despliegue de paz en Bosnia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de diciembre de 1995

Más información

  • La operación de paz en Bosnia decidió un cambio que hoy anunciará De Charette en Bruselas