Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro 'narcos' embalan un cadáver para inhumarlo en la Casa de Campo

Cuatro presuntos narcotraficantes fueron detenidos ayer en una vivienda de Fuenlabrada (160.000 habitantes) en la que ocultaban un cadáver. Habían embalado el cuerpo con cartones y cuerdas, como una momia. La fallecida, Doralba A. P., de 37 años, había muerto tres horas antes al estallar en su intestino varias canicas de cocaína. Su cuerpo guardaba en total 49 bolitas de nieve. Los arrestados se preparaban para inhumar a la mujer en la Casa de Campo, informó la Jefatura Superior de Policía.Las cuatro personas están acusadas de tráfico de drogas, omisión del deber de socorro e intento de inhumación ilegal. Los detenidos son Valentín M. R., de 44 años, y su esposa, Lourdes Encarnación M. G., de 37 años. Ambos son propietarios del piso situado en la plaza de La Coruña, en el que guardaban el cadáver. Los otros arrestados son Jesús B. F., de 25 años, y Margarita María R. A., de 30 años. Los tres primeros son españoles y la última de la República de Santo Domingo.

Los funcionarios de la Brigada de Policía Judicial encontraron el cuerpo en el comedor envuelto en cartón y cubierto por una manta. Una larga cuerda le daba varias vueltas. Uno de los narcos declaró a los agentes que habían planeado enterrar el cuerpo en un olivar de la Casa de Campo. Para ello habían comprado en una ferretería, de Humanes las herramientas necesarias: una carretilla, una pala, dos azadas, cuerda de nailon, sacos de arena, cemento y grava. Todos estos utensilios se hallaron en un Renault 21.

Como una momia

La detención de los cuatro narcos supone el desenlace de una operación policial emprendida hace tres meses. Todos eran investigados por estar supuestamente implicados en una red de blanqueo de dinero relacionada con el narcotráfico. Según la Policía, los sospechosos habían realizado varias compras de dólares en una casa de cambios del centro de Madrid. El pasado miércoles, Valentín acudió a un hotel de Gran Vía para recoger a Doralba, que había aterrizado el día antes en Madrid procedente de Colombia. Luego se desplazaron a su casa de Fuenlabrada.La presencia de Doralba hizo barruntar a los agentes. Creyeron que era una traficante. Acertaron. Pero cuando se disponían a detenerla, con la pertinente orden de registro, se encontraron con su cadáver. En el registro del piso hallaron 105.000. pesetas, 40 gramos de cocaína, un mortero, balanzas de precisión y una fuente de cristal con restos de polvo blanco.

Valentín y Jesús habían sido detenidos en varias ocasiones bajo la acusación de traficar con drogas. Lourdes Encarnación cuenta con antecedentes por el mismo motivo. Margarita María no había pisado nunca una comisaría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de noviembre de 1995