EL 'CASO GAL'

"Asumiré todas mis responsabilidades"

Mientras José Barrionuevo se levantaba para concluir la rueda de prensa, alguien le preguntó si temía ir a la cárcel. La respuesta fue lacónica y rotunda: "Asumiré todas mis responsabilidades". El ex ministro del Interior se enfrentó con aire tranquilo y ademanes de sosiego a varias docenas de periodistas que querían conocer su estado de ánimo tras la concesión del suplicatorio por parte del Congreso.Barrionuevo bajó del coche, acompañado de sus escoltas, a la una y media del mediodía en la puerta del Congreso, y al iniciar el paseo hacia el palacio se cruzó con el diputado de su partido Manuel de la Rocha, que conversaba con el vasco Xabier Albistur. Una curiosa ironía, ya que De la Rocha se había manifestado públicamente a favor del suplicatorio, lo mismo que los diputados vascos.

Más información

Con aire de dominar la situación, preguntó a los periodistas dónde preferían que hiciese sus declaraciones, si de pie o sentado en el escritorio del Congreso. Se le pidió que éntrase. Se sentó y a lo largo del encuentro fue capaz incluso de bromear y utilizar los términos habituales de un horóscopo para decir: "De amor estoy bien; de salud bien; de amistad, también; de dinero, fatal; y de trabajo, llevo demasiado tiempo realizando un trabajo que no me gusta. Me gustaría dedicarme más intensamente a aquéllo por lo que estoy en la política, que es cuidar de las personas, dedicarme con la mayor intensidad posible a los más desvalidos, a los que más lo necesitan y, en su conjunto, a la gente trabajadora".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de noviembre de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50