Cachao prepara un nuevo ritmo El músico cubano publica en España 'Master sessions-2'

Para salsa, la de antes, y entre la de antes, la de Cachao. El son montuno, el danzón, la guaracha, la habanera, el mambo y la descarga es lo suyo. Calidad impecable y música elegante es la de Israel López, Cachao. Auténticamente cubana y guapachosa, como el título de una de las composiciones del segundo disco de la serie llamada Master sessions, volumen 2, recién lanzado en España

"La intención de esta segunda grabación, que es muy: diferente a la anterior, fue, sobre todo, mantener el color de la música", dice Cachao, cuyo sabio contrabajo domina todas las composiciones como, una batuta. La simplicidad y la belleza de El guapachoso, cantada por Rolando Laserie, al, igual que los Coros, confirman no sólo una originalidad ya, clásica, sino la frescura incesante de Cachao a los 77 años. "Ahora estoy tratando de crear un nuevo ritmo para bailar, pero todavía, no le tengo nombre. ¡Quizá le llame el Cachao", dice el contrabajista cubano, que, -junto con su hermano Oreste, inventó el mambo. "El mambo que mi hermano y yo creamos era un mambo muy diferente al de Pérez Prado. Era un ritmo muy rápido, que lo tuvimos que tranquilizar para que la gente lo pudiera bailar. En cambio, el de Pérez Prado era un ritmo arrebatado, un show coreográfico", explica Cachao.

El estupendo tema instrumental El progreso, en el que se notan los 30 años de Cachao con la Orquesta Sinfónica de Cuba, un homenaje al saxofonista cubano Paquito D'Rivera titulado Sigue a Paquito si puedes, o el recuerdo de un personaje curioso de un pueblo cubano, que es la inspiración, de Cundé echa un pie (a la manera de Bola de Nieve), son algunas de las composiciones de este segundo volumen, grabado en 1993 en una sesión histórica que duró una semana, a razón de 15 horas diarias. La composición África suite recupera los cánticos rituales, que son la raíz más pura de la música afrocubana y demuestra su maestria en el contrabajo.

El talento y la vitalidad de Cachao, que aparece en la película de Fernando Trueba Two much (cuya banda sonora incluye música suya, del pianista dominicano Michel Camilo y de Paquito D'Rivera), son algo es pecial, al igual que su sinceridad.

Redescubierto por el actor Andy García en Estados: Unidos gracias a su documental Cachao, como su ritmo no hay dos, el contrabajista cubano ha tenido mejor suerte que otros maestros vivos de la música cubana, como el gran Rogelio Martínez, fundador de la Sonora Matancera, o el conguero Carlos Valdez (Patato), que llegó a Nueva York con Chano Pozo y cambió para siempre, con Mario Bauzá, el jazz norteamericano vía Dizzy Gillespie, infundiéndolo con los ritmos del Caribe. "Yo conocí a Rogelio-Martínez, que es un gran músico, en el año 1932. La Sonora Matancera se fundó en 1924, y yo empecé como músico en 1926. El año que voy a cumplir 70 años en la música, pero Rogelio me lleva dos de ventaja y se merece todo mi respeto. Es un hombre que ha hecho, literalmente, a decenas de cantantes, desde Celia Cruz a Daniel Santos, de Bobby Capó a Celio Conzález".

El tercer volumen de las Master sessions saldrá en 1996, pero Cachao está ocupado componiendo su nuevo ritmo bailable y tocando con los mejores músicos del momento, como el joven saxofonista puertorriqueño David Sánchez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de noviembre de 1995.