Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruiz-Gallardón estará dos años en la Casa Rosa por las obras de Sol

La sede del Gobierno regional se trasladará esta primavera desde el histórico edificio del kilómetro cero, en la Puerta del Sol, a un restaurado palacete rosado construido en el siglo XIX y que ocupa ahora el Instituto Madrileño de Desarrollo (Imade), en la calle de Miguel Ángel. El presidente madrileño, Alberto Ruiz-Gallardón, se ha convencido finalmente de que debía dejar su despacho durante dos años, como le recomendaban los técnicos, para facilitar las tareas de restauración de un inmueble seriamente amenazado por las termitas y el abandono.La decisión ya está tomada, aunque no se ejecutará hasta el próximo marzo. Ruiz-Gallardón ha visitado incluso esta semana las oficinas que ahora ocupa el Imade y ha comprobado sobre el terreno que deberá ajustar sus necesidades de espacio al máximo.

El edificio construido en la Puerta del Sol en 1761 como Casa de Correos -y que en la dictadura y la transición albergó a la temida Dirección General de Seguridad- se extiende teóricamente por 10.000 metros cuadrados, aunque varias plantas del mismo son ahora inútiles por su estado ruinoso. El palacete rosado del Imade, en la esquina de la calle de García de Paredes con la de Miguel Ángel, ofrece exactamente 1.200 metros cuadrados útiles, repartidos en cuatro pisos. Habrá que recortar la amplitud de los despachos. Y también buscar otro espacio para las oficinas administrativas de la Consejería de Presidencia.

La nueva Casa Rosa de Ruiz-Gallardón sigue el estilo arquitectónico propio de las edificaciones del siglo XIX que se reparten por el primer ensanche de la Castellana. El inmueble estuvo abandonado muchos años. Cuando pasó a ser propiedad de la Diputación Provincial se cedió durante un tiempo a una organización juvenil y en noviembre de 1986 fue reformado por el Imade.

PASA A LA PÁGINA 3

La rehabilitación del edificio de Sol empezará en marzo con 1.600 millones

El Instituto Madrileño de Desarrollo (Imade) procedió en 1986 a la rehabilitación del palacete rosa de la calle de Miguel Ángel que ahora se convertirá en sede del Gobierno regional. Unas obras polémicas, que costaron más de 300 millones de pesetas. Ahora no hará falta nada más que adaptar mamparas y despachos. Las fachadas de ese que en su origen eran al parecer de color crema, se pintaron entonces de rosa, pero fueron respetadas en su configuración. En el interior se modificó la estructura antigua para permitir una mejor distribución y, organización de las oficinas. Se cubrió también el patio interior para conseguir que todas las plantas -cuatro- disfrutaran de luz natural.La Casa Rosa de la calle de Miguel Ángel dispone ahora de una sala de conferencias con capacidad para 60 personas, que con toda probabilidad se reconvertirá en la sala de prensa del gabinete regional. En esta sede se repartirán los despachos institucionales de Ruiz Gallardón; su consejero de Presidencia, Jesús Pedroche; su viceconsejera, Carmen Álvarez Arenas, y el de la responsable de Comunicación del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Marisa González. Todos los demás servicios de Presidencia se instalarán en una planta de 1.000 metros cuadrados ubicada en otro edificio, ya moderno, de oficinas que el Imade usaba para sus funcionarios y administrativos, pero situado en la esquina contigua.

Renegociar alquileres

El Imade buscará otra sede, a ser posible propiedad de la Comunidad, con más espacio que la actual. La Consejería de Hacienda, además, está estudiando en estos momentos el traslado y la unificación de distintos departamentos del Ejecutivo autónomo según vayan fraguando las negociaciones a la baja de los alquileres de varias consejerías con sus actuales propietarios. La situación del mercado de alquileres en Madrid facilita estas operaciones.

Las obras de reforma del edificio de la Puerta del Sol empezarán hacia el mes de marzo. En los presupuestos regionales para 1996 se ha reservado una primera partida de 1.600 millones de pesetas para comenzar los trabajos. El coste total de este proyecto se calcula sobre 2.300 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de noviembre de 1995

Más información