Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jóvenes autores destacan la influencia de Cortázar como talismán cretivo

Dos inéditos abren la biblioteca dedicada al autor argentino

"No sé cómo hubiera podido vivir sin haber leído Rayuela. La antorcha de Julio Cortázar no la podemos llevar siempre los mismos, sino los que vienen". Estas palabras del director literario de Alfaguara, Juan-Cruz, reflejan no sólo unos sentimientos personales, sino que sitúan la filosofía y el objetivo de la nueva Biblioteca Cortázar, que esta editorial presentó ayer en Madrid con la publicación de sus dos primeras obras inéditas -Diario de Andrés Fava y Adiós Robinson y otras piezas breves- a cargo de cinco escritores jóvenes

Francisco Satué, Luis G. Martín, Guadalupe Grande, Juan Salabert y José Machado -los dos últimos todavía inéditos, aunque por poco tiempo, ya que en febrero publican sus primeras obras- relataron en un encuentro en la Casa de América su acercamiento al universo literario del escritor argentino, fallecido en París en 1984. "Cortázar es capaz de introducirte en su universo en una sola línea de su literatura, con su imaginación y su palabra", afirmó Satué.El más joven de todos, José Machado, confesó que no es capaz de entender su vida personal y literaria sin el autor de Rayuela. "Su lectura incita a la creación", dijo Juana Salabert, quien considera a Cortázar un escritor extraordinariamente próximo.

La Biblioteca Cortázar, que tiene previsto llegar a los 24 títulos en los próximos dos años -en febrero de 1996 se editara el inédito Imagen de John Keats y se reeditará Rayuela- sale a la luz -con un diseño realizado por el pintor Julio Silva, gran amigo y colaborador de Cortázar.

Para la edición de esta biblioteca, Alfaguara ha contratado todos los derechos de la obra del escritor -que se publicará simultáneamente en España y América Latina-, con Aurora Bernárdez, la viuda y albacea del autor.

Diario de Andrés Fava es un relato desgajado de la novela El examen, que Cortázar, escribió a mediados de 1950. A través del personaje de Andrés Fava, el escritor relata episodios autobiográficos y, reflexiona sobre algunas de las cuestiones -éticas, literarias o estéticas- que le preocuparon. Adiós Robinson y otras piezas breves reúne el teatro de Cortázar con posterioridad a Los reyes. Adiós Robinson es un texto radiofónico escrito en los años setenta y que se puede calificar de fábula anticolonialista. Esta obra rescata del olvido una faceta casi desconocida y muy valiosa: la de Cortázar dramaturgo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de noviembre de 1995