Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA GUERRA DE VALDEMINGOMEZ

Cataluña elimina 500.000 toneladas al año en incineradoras

DIEGO BELMONTE Cataluña es la primera región incineradora de España. Con cinco plantas, devora más de 500.000 toneladas al año. El pasado mes de noviembre entró en funcionamiento la última, en Mataró (Barcelona). Puede quemar 20 toneladas de residuos sólidos urbanos por hora para producir energía eléctrica.

El complejo funciona en un municipio gobernado por el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) e Iniciativa per Catalunya (IC). El Ayuntamiento ha sido uno de los principales promotores del proyecto. El impulso dado por el alcalde, el socialista Manuel - Mas, a la construcción de la planta, hizo peligrar el pacto de gobierno con IC, que se opuso al proyecto. IC apoyó desde 1991 las protestas que ecologistas y entidades ciudadanas de la comarca desarrollaron contra la construcción de la planta.

Los hornos están gestionados por un consorcio formado por los 30 ayuntamientos de la comarca (suman 290,000 vecinos).

El coste de construcción significó 5.330 millones de pesetas, que pago en un 75% la empresa concesionaria que explota económicamente la planta -TVRM, SA- y en un 25% las administraciones autonómica, estatal y comunitaria. La planta tiene dos hornos y está considerada como una de las más modernas de Europa.

La confusión de las medidas

En la documentación facilitada por la incineradora sólo se hace referencia a la tolerancia de dioxinas en el cuerpo humano (de uno a cinco picogramos por kilo de peso y día), y aseveran que, en las condiciones más desfavorables, las emisiones de dioxinas y furanos por la chimenea de Mataró, llegan a 0,002 picogramos por kilo.

Pero no explican cómo pueden calcular o controlar esa concentración en cuerpos humanos sin estudios epidemiológicos. Sólo se refieren a la presencia de dioxinas en los gases que emite la chimenea para decir que se cumple la normativa. Sin más datos.

Además de la planta de Mataró funcionan en Cataluña otras cuatro incineradoras: San Adriá de Besós (Barcelona) quema 250.000 toneladas de basura al año, Montcada (en Barcelona, de las más antiguas, con 20, años), 45.000 toneladas; Tarragona, con 140.000 toneladas, y Girona, 35.000. Cataluña quema en torno al 20% de sus basuras.

El doctor Joan Grimalt (CSIC, Barcelona) indicó durante unas jornadas celebradas en enero en Madrid: "Efectos cancerígenos en el medio ambiente hay muchísimos, y las dioxinas son uno, junto a muchos otros. Pero, que yo sepa, no se conoce ningún incidente de emisión de dioxinas que haya repercutido en la salud de la población [de Barcelona], de los animales o de los pastos a corto o largo plazo.

Pero también he de decir que, aún no se ha llevado a cabo ningún seguimiento cuidadoso de las plantas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de octubre de 1995