Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No creo que EE UU crea que yo lo hice", dice O. J. Simpson en su primera entrevista

El ex jugador de fútbol americano critica la manipulación de los canales televisivos

"No creo que EE UU crea que yo lo hice" O. J. Simpson en la primera entrevista, concedida a The New York Times, desde el veredicto de no culpabilidad por el asesinato de su ex mujer y un amigo. En la entrevista telefónica, que duró 45 minutos y partió del propio Simpson, reconoce que ha perdido su imagen e insiste en su inocencia. El ex fútbolista dice que rechazó la entrevista televisiva concertada con la NBC porque sus abogados le convencieron de que responder preguntas relacionadas con la causa le haría más difícil defenderse en los procesos civiles pendientes.

Simpson explica en la entrevista, publicada ayer, que el proceso no le ha arruinado económicamente: "Tengo mi coche Ferrari y mi Bentley, mi casa en Brentwood y mi apartamento en Nueva York". Cuenta que cometió el error de "Ilegar a las manos" con su mujer y que está dispuesto ahora a mantener en cuentros con mujeres maltratadas" para "hablar de su relación". Dice que ha llegado a un acuerdo con la familia de su es posa en lo referente a la custodia de sus dos hijos, y que la " cuestión racial" en el proceso ha sido "alimentada por los medios de comunicación".Simpson indica que no cree que la cadena de televisión NBC sea el medio idóneo para declarar su inocencia. "Ya lo hizo el tribunal por mí de la forma más contundente posible: pronunciando una sentencia en tres horas". Pero añade: "Sé que hay todavía muchas personas que creen lo contrario y a las que no voy a poder con vencer". Sin embargo, pone en duda las cifras que revelan que más del 70% de los estadounidenses cree que él es culpable de asesinar a su ex mujer y a un amigo: "Cuando volvía a mi casa después de haber sido de clarado inocente, ví desde mi coche muchísima gente que me apoyaba. Creo que sólo unas cinco personas reaccionaron negativamente. Ví dos signos negativos. ¿Pero qué salió en la televisión esa noche? Las dos reacciones negativas".

Blancos y negros

Simpson afirma también que ha recibido miles de cartas y telegramas de gente apoyándole y que entre esas personas que le han dado su respaldo hay muchos blancos. Y esto es, en su opinión, una de las cosas que ha producido el proceso: ha obligado a la gente a identificarse como negros o blancos cuando declaran su postura. Pero los aspectos raciales no han sido instigados por sus abogados defensores, según él. La primera referencia a la raza, específica, se produjo a raíz de las noticias publicadas sobre la implicación de trasladar el proceso de Santa Mónica a Los Ángeles, lo que significaba que habría muchas más personas de raza negra en el jurado.En su entrevista al periódico neoyorquino, Simpson niega también los rumores sobre su matrimonio con la modelo dominicana Paula Barbieri: "He hablado con Paula, pero ella no ha estado en mi casa. No la he visto. Pero un tipo en la República Dominicana ha afirmado que nosotros hemos estado allí".

Afirma que había pensado utilizar la entrevista televisiva para combatir lo que él denomina la "absurda tergiversación" llevada a cabo por los medios de comunicación respecto, tanto a los detalles del caso como a su vida desde que le absolvieron, pero que había decidido no concederla tras haberlo hablado con su equipo de nueve abogados. En un principio había elegido la NBC por su fidelidad a la cadena de televisión en la que trabajó durante años como comentarista de fútbol y por su amistad con uno de sus directores. Simpson cita numerosos ejemplos de esa absurda "tergiversación" llevada a cabo por "los denominados medios de comunicación serios". Entre ellos, un reportaje en la CNN en el que se afirmaba que la entrevista a la NBC se había suspendido porque los abogados de Simpson habían insistido en recibir las preguntas de antemano. "Eso no es verdad".

Preguntado sobre su futuro, O. J. Simpson reconoce que ya no tiene una imagen, se define a sí mismo como "un luchador" y añade: "Siempre he encontrado una salida. Soy norteamericano y tengo derecho a encontrar un trabajo y un apoyo para mi familia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de octubre de 1995