Cartas al director
i

"Defectos de forma"

Tiene don Fernando Savater tal afición por llevar la contraria que a veces me atrevo a sospechar que, en su afán por no defraudarse, se aferre en ocasiones a argumentos débiles y forzados en exceso e indignos de él. En su artículo de 2 de octubre de 1995, Madre dolorosa, que rebate otro de don Rafael Argullol, sus argumentos me recuerdan aquellos "defectos de forma" que provocan el sobreseimiento de determinados procedimientos judiciales y la autoproclamación de inocencia de los acusados, cuando las pruebas,ilícitamente obtenidas, señalan a aquéllos sin asomo de duda. En efecto, dice Savater que "un ser vivo puede causar dolor a otros, mas no a la naturaleza". ¿No forman parte, acaso, los otros seres vivos" de la naturaleza? Desde luego, no podemos domeñar a la naturaleza, por cuanto estamos inelúdiblemente sometidos nosotros a sus leyes, pero ¿es tan dificil entender que a lo que se debe referir Argullol y los ecólatras en general es a la agresión gratuita (no por el puro "asegurar la prosperidad del propio grupo"), innecesaria y suicida, a la que son sometidos otros seres vivos y a la clase que los agrupa, la naturaleza? Desde luego, la selva amazónica forma parte de la naturaleza tanto como el virus del sida, la lluvia ácida o los asesinatos en masa y, sin embargo, ¿no e! lógico y aun éticamente exigible luchar contra algunos de esos hechos? ¿No es equivalente esgrimir contra. Chirac a la madre naturaleza o a los habitantes de Oceanía y "quizá todos los humanos después"? ¿No estamos hablando de lo mismo? El primordial interés humano no es un bajo prejuicio, pero no se trata de eso. La bomba nuclear y la agresión gratuita al medio no son "el primordial interés humano".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 08 de octubre de 1995.

Lo más visto en...Top 50