Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaime Chávarri estrena la obra con la que Edward Albee gano el Pulitzer

Un trío de actrices interpreta un único papel en 'Tres mujeres altas'

El director cinematográfico Jaime Chávarri, cada vez más subyugado por el teatro, estrenó la noche del pasado miércoles, en el teatro Principal de Zaragoza, Tres mujeres altas, última obra del autor estadounidense Edward Albee, con la que triunfa en Nueva York y Londres. El texto está a la altura de lo mejor del autor de ¿Quién teme a Virginia Wolf? En él tres mujeres asumen un único papel, el de la madrastra, en este drama psicoanalítico.

Se levanta el telón. Hay tres mujeres en escena. Una de ellas dice: "Tengo 91 años". Es María Jesús Valdés, la Valdés, como la llaman en la profesión, avejentada varias décadas para interpretar este papel. Las otras dos, Magüi Mira y Silvia Marsó, son durante el primer acto empleadas de la anciana, aunque poco a poco el autor desvela que está hablando el mismo personaje. En el segundo acto las tres son la misma persona. El trío, y en especial una Valdés que vuelve a dejar anonadado al público, se llevó los grandes aplausos de la noche de estreno.Con este papel, María Jesús Valdés no oculta que lo de su ancianidad en la obra no termina de entusiasmarle: "Llevo un poquito mal lo de tener que representar a una mujer tan mayor", dice la actriz al tiempo que muestra su "mosqueo" porque desde que interpretó El cerco de Leningrado no hacen más que ofrecerle papeles de viejecita: "Menos mal que este personaje es el gran reto de mi carrera profesional y estoy entusiasmada con el trabajo".

Mira y Marsó señalan que lo más fascinante de sus respectivos trabajos es el hecho de que por primera vez en su vida han hecho un papel en el que dependen de sus compañeras para transmitir un personaje: "Las tres somos una, nos necesitamos, dependemos de lo que hagan las otras, es algo fascinante desde el punto de vista de la interpretación", señalan estas dos mujeres que hacen de madrastra de Albee cuando ella tenía 52 y 26 años respectivamente.

Tres mujeres altas se estrenó en 1991 en Viena, dirigida por el propio autor. Posteriormente, en Londres, Estados Unidos y, sobre todo, en Nueva York ha sido el bombazo de la temporada pasada, en la que se le concedieron importantes premios, entre ellos el Pulitzer 1994 y los premios de la crítica de Nueva York. Ahora llegará a Madrid el próximo día 5. La versión española, cuyo texto ha traducido Vicente Molina Foix, se estrenará en el remozado teatro Lara para posteriormente hacer una gira por varias ciudades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de septiembre de 1995