Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Es posible ayudar al Tibet

Washington,

El Dalai Lama tibetano, al que su pueblo considera líder espiritual y temporal, visita Washington con una difícil misión. Este sagaz y pío monje budista trata de conseguir que el Gobierno estadounidense. sitúe el tratamiento chino del Tíbet en un lugar más destacado de su lista de prioridades.Su tesis es que, en una coyuntura de sucesión en el liderazgo de Pekín y de tensión entre China y EE UU, es un buen monento para que Estados Unidos adopte con respecto a China una posición "firme y basada en principios".(...) El aislamiento político y cultural del Tíbet, sin embargo, ha contribuido a mantener el país en un segundo plano de las preocupaciones internacionales.(...)

El Dalai Lama piensa que, a corto plazo, las perspectivas no son buenas para el Tíbet, pero que mejorarán a largo plazo. Cree esperanzadora la tenacidad y espiritualidad de su pueblo, que sufre desde hace mucho tiempo, y el ejemplo del colapso comunista en el antiguo imperio soviético.

Sin duda, tiene razón al considerar que el proceso avanzara de forma más rápida y pacífica -lo que es de gran importancia para alguien que no cree en la violencia- si otros países utilizan su influencia para facilitarlo. Es mucho lo que los políticos estadounidenses. pueden hacer -Clinton podría recibir al Dalai Lama, por ejemplo- para exponer ante el mundo el dolor del Tíbet y la responsabilidad china.

13 de septiembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de septiembre de 1995