Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles son los europeos que menos optan por vivir solos

El retraso de los españoles en emanciparse del hogar paterno, debido en gran medida al desempleo juvenil, y la falta de práctica en recurrir al divorcio, colocan a España en el país europeo con menor número de hogares unipersonales. Un estudio de la Comisión Europea, La situación demográfica en la Unión Europea, 1994, recientemente publicado y realizado entre los Doce (antes de incorporarse Suecia, Finlandia y Austria), revela que son sólo 13 de cada 100 los hogares españoles donde habita una persona (14 en Portugal), según datos de 1992, mientras países como Dinamarca y Alemania alcanzan el 34%, los Países Bajos, y Francia, 27%.

También nuestro país es el que cuenta, junto con Grecia, con el menor número de familias monoparentales (6%) de, al menos, un hijo menor de 15 años. Aquí, Dinamarca (20,4%) y Reino Unido (19%) se colocan en un primer lugar y en el resto de los Doce el porcentaje va del 10 a 15. Pero lo que es común a todos estos países es que el 85% de estas familias está a cargo de la madre.

Los divorcios han ido cambiando el mapa familiar europeo en los últimos diez años. España, que conoce el divorcio desde 1982, cuenta con un 15% a 20% de rupturas, frente al Reino Unido y Dinamarca, que se llevan la palma con más del 40%. Italia e Irlanda, por su parte, representan el extremo opuesto con una tímida cifra que no alcanza el 10%. Francia, Alemania, Países Bajos y Holanda oscilan entre 30 y 40 rupturas por cada 100 matrimonios.

En cuanto a los comportamientos demográficos, cada vez se está produciendo una mayor nivelación de los nacimientos entre los Doce, destacando España por ser la nación donde nacen menos niños (1,23 por mujer), cifra que también la coloca en el primer lugar mundial por su escasez de nacimientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de septiembre de 1995