Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos se muestra inflexible y pide reabrir todas las áreas de la negociación

La supuesta flexibilidad con la que la delegación marroquí regresó a Bruselas no parece haberse concretado en la primera reunión mantenida ayer entre las dos delegaciones para intentar cerrar el problemático acuerdo de pesca. Fuentes comunitarias reconocieron ayer que Marruecos pidió que "se reabran todos los puntos de la negociación". Rabat sigue, de momento, sinaceptar el planteamiento propuesto por la comisaria europea responsable de la Pesca, Emma Bonino, de ir concretando por escrito las áreas donde las dos partes hayan cerrado la negociación.

El responsable de la delegación marroquí, Mohamed Rami, se mostraba "optimista" al inicio. "Estamos preparados en cualquier momento para cerrar el acuerdo", dijo. Eran fuegos artificiales. Poco después, fuentes comunitarias reconocían que la segunda parte de esta sexta ronda tardará "varios días en recuperar el ritmo de la negociación". Por la mañana se celebró una sesión plenaria que apenas duró media hora. Por la tarde las dos partes mantuvieron una se sión restringida pero sin avances.Los escasos avances logrados la semana pasada parecen quedarse en el aire. La actitud que mantiene la delegación marroquí de dejar dar prácticamente cerrados los puntos para luego abrirlos no permite avanzar, según fuentes próximas a la negociación. Bruselas reconoció la semana pasada avances -que ahora Marruecos desea "reexaminar"- en el reforzamiento de los controles (la UE presentó ayer mismo una propuesta concreta con utilización de satélites y la presencia de observadores en tierra e inspectores a bordo), el desembarco en puerto o el incremento de la presencia de marineros marroquíes a bordo. En el caso de los desembarcos, el acuerdo de compromiso consistía en favorecer esta posibilidad, siempre en base voluntaria para los buques de altura, a cambio de incentivos económicos para los armadores españoles.

La Comisión también reconocía la necesidad de aumentar de manera "automática" la presencia de marineros marroquíes en barcos europeos. De acuerdo con la propuesta inicial de Rabat, que pedía el embarque del 35% de tripulación marroquí, esto supondría incrementar en un marinero la actual presencia de cinco tripulantes en los grandes cefalopoderos que cuentan con 17 hombres a bordo.

El mantenimiento de la cooperación científica y técnica, así como las ayudas para la formación profesional en los tres próximos años (un total de 2.880 millones de pesetas) tampoco parecen haber ablandado a la delegación marroquí en cuanto al recorte de las capturas o el incremento del canon, hasta un 50% global, considerada inaceptable por Bruselas y como "muy generosa" por los armadores marroquíes. Armadores andaluces decían ayer que no se puede ceder más aunque aceptan una reducción escalonada. CC OO reclama un acuerdo de transición con reconversión paulatina del sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de agosto de 1995

Más información

  • Los negociadores vuelven prácticamente al punto de partida al reanudarse la sexta ronda