Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oé no viajará a Francia en protesta por las pruebas atómicas

El premio Nobel de Literatura nipón Kenzaburo Oé se ha situado a la cabeza de las protestas contra las anunciadas pruebas nucleares francesas y ha decidido, por este motivo, cancelar su visita a Francia, donde iba a participar en un festival cultural. "He estado pensando en lo que ocurrió en Hiroshima y Nagasaki [el bombardeo atómico por Estados Unidos en agosto de 1945) y no he podido evitar actuar en consecuencia, aunque sé que solo no puedo hacer nada", dijo Oé, de 60 años."Las pruebas nucleares de Francia son contrarias a la tendencia al desarme tras el fin de la guerra fría. Para mí la postura francesa es especialmente lamentable porque recibí mucha influencia de su literatura, incluido el conocer la importancia de la clemencia. Todavía hay esperanza de que se suspendan las pruebas si todos levantamos nuestra voces al unísono", agregó el último premio Nobel, que durante años ha destacado por su postura pacifista.

"Para mí ha sido una decisión muy dolorosa, porque el festival es magnífico y participan en él grandes amigos de Francia y Japón. Pero el problema nuclear está siempre presente en mi literatura. Por principio, no debo asistir a un acto patrocinado por el Gobierno francés", manifestó respecto al encuentro, previsto en la ciudad francesa de Aix en Provence, del 19 al 22 de octubre.

Contra China

Oé también presentó una protesta contra China, que realizó su segunda explosión nuclear de este año el pasado jueves, en la región de Xinjiang, al oeste del país.En las últimas semanas, ha habido en Japón protestas ante las embajadas de China y Francia, boicoteo de productos franceses, amenazas de cortar la ayuda al desarrollo de China e incluso una manifestación, ayer, en el Parque de la Paz de Hiroshima, en la que participaron docenas de supervivientes del holocausto nuclear de 1945.

Por otra parte, según la agencia France Presse, los gendarmes tuvieron que evacuar ayer con helicópteros a dos miembros de la organización ecologista Greenpeace que se encontraban en dificultades en el puerto de la Brenva, en el macizo alpino del Mont Blanc. Los dos montañeros se dirigían al techo de Europa con intención de desplegar una gran pancarta contra los ensayos atómicos franceses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de agosto de 1995