GALERÍA DE ANÓNIMOS

Autonomía suicida

Calle de Talavera. Más de un paseante no ha podido contener un grito de estupor al ver, en el segundo piso de este moderno e impersonal edificio de Chamartín, a una mujer sentada al borde del alféizar con los pies balanceándose en el aire. Pero el balanceo resulta ser una falsa impresión, y la mujer, una estatua que aferra entre sus brazos de piedra un escudo de la autonomía madrileña. Una broma simbólica que fraguaron arquitecto y escultor en un banal edificio destinado a archivo regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de agosto de 1995.