Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Zalamea reviven su historia interpretando a Calderón

El pueblo de Zalamea de la Serena ha cerrado de nuevo con portones la Plaza de la Constitución simulando las corralas de hace tres siglos para interpretar la pieza teatral de El Alcalde de Zalamea. Ciento setenta vecinos, sin experiencia y bajo la dirección de Miguel Nieto, han desempolvado por segundo año los trajes de la época para representar esta obra de, Calderón de la Barca durante los próximos días 18, 19 y 20.Los preparativos comenzaron hace dos meses, durante los que se han confeccionado cincuenta nuevos trajes y los organizadores se han hecho con caballos, burros, mulas, palomas y un rebaño de ovejas, que aparecen durante la obra y que pertenecen a la gente del pueblo, que los ha prestado "rnuy gustosamente", según el director. Pedro Romero, de 47 años, se mantiene en el papel del Alcalde, como el resto del reparto, que se ha reforzado con un elenco de sustitución en caso de bajas en vista del éxito obtenido el año pasado. Para éste está previsto un aforo de 2.600 espectadores por día de representación, que será al aire libre y por la noche.

El número musical sobre una boda típica del pueblo y el cuadro de soldados son los dos momentos más vistosos, según Miguel Nieto, que ha realizado sesenta y tres montajes en su carrera teatral, y que ahora ha contado con la ayuda de Isabel Castro y José María Martín.

La Junta de Extremadura y el Ayuntamiento han ofrecido ocho millones de pesetas, lo que permitirá mejorar la organización, que el año pasado, por insuficiente, produjo una pérdida de dos millones y medio de pesetas, según el actual alcalde, Luis Dávila. "Con esta obra queremos mostrar al mundo entero que Zalamea es capaz de revivir su historia", ha dicho. El deseo está también, según el alcalde, en recobrar el turismo, convertir la representación en una cita veraniega tradicional y ofrecer una semana de teatro clásico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de agosto de 1995