Crítica:CINE / 'LA GENTE DEL ARROZAL'Crítica
i

Documento sobre una tragedia camboyana

Uno de los mayores atractivos de La gente del arrozal reside en ser una de las primeras producciones camboyanas, así como también en tratarse del primer largometraje del realizador camboyano Rithy Panh. Nacido en 1964 en Phnom Penh, tiene 11 años cuando los jemeres rojos conquistan la capital y debe pasar cuatro años en sus campos de reeducación, pero en 1979 consigue escapar, instalarse en Francia y estudiar en la Escuela de Cine de París.La gente del arrozal se centra en reflejar la vida de una tradicional familia campesina. Durante un trágico año narra la existencia de una familia con siete hijas que vive del cultivo de sus campos de arroz, donde los padres están preocupados por no tener ningún varón para ayudar en las duras tareas agrícolas.

La gente del arrozal

Neak Sré. Director: Rithy Panh.Guionistas: Eve Deboise y Rithy Panh. Fotografía: Jacques Bouquin. Música: Marc Marder. Camboya, Francia, 1994. Intérpretes: Peng Phan, Chhirn Naline y Mom Soth. Estreno en Madrid: Ideal (V.O.S.).

A medio camino entre el cuento y la parábola, con una fuerte dosis de realismo y un ritmo muy oriental, Rithy Panh narra cómo un día el padre se clava una espina en un pie mientras está arando los campos de arroz y poco después muere a consecuencia del accidente, la madre enloquece por la responsabilidad de tener que ocuparse de la cosecha y es la hija mayor quien debe hacerse responsable de las tareas agrícolas.

Dentro de este interesante documento destacan la habilidad narrativa del realizador Rithy Panh y sus grandes dotes para extraer buenas interpretaciones de actores no profesionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de agosto de 1995.