Eguiagaray resalta la necesidad de presentar en Bruselas un plan "creíble" para los astilleros

"La Comisión va a exigir un plan creíble y no un documento formal", señaló ayer el ministro de Industria y Energía, Juan Manuel Eguiagaray, al defender la reestructuración del sector naval para que éste pueda seguir recibiendo ayudas estatales hasta 1998. De acuerdo con el nuevo marco de ayudas al sector previsto en la OCDE se prohiben las ayudas de Estado al sector a partir de enero de 1996.El nuevo marco prevé una excepción a favor de España, y otros estados miembros, hasta el año 1998 condicionándola a la aprobación por parte de Bruselas de un plan de reestructuración. Eguiagaray resaltó que el plan es "abierto" y debe ser acordado con los sindicatos, sin olvidar el nuevo marco de la OCIDE que todavía tiene que ser incorporado en la legislación comunitaria antes de finales de año. Bruselas culminó, en nombre de los estados miembros, a finales del año pasado la negociación sobre las ayudas al sector naval en el marco de la OCIDE. El ministro español subrayó la necesidad de presentar el plan en un plazo de tiempo oportuno -que no precisó- recordando que la Comisión Europea necesita más de dos meses para analizarlo. La construcción naval con el actual marco comunitario de ayudas no ha sido rentable, a pesar de que el precio de un barco cuenta casi con un 50% de apoyos públicos. Aun con el actual marco de recuperación económica, el sector pierde unas 45.000 millones de pesetas anuales, una cifra que sería más grave en el futuro si no se hace nada, subrayó el ministro. El objetivo del plan es el mantenimiento del máximo nivel de puestos de trabajo y de capacidad, y que el sector pueda operar en condiciones de mercado. Para el Gobierno, el sector debe competir de cara al futuro en áreas con ventajas comparativas y no con una disminución de salarios.

El ministro, también señaló ayer que confía en mantener de aquí a finales de mes un encuentro con el responsable de Transporte Aéreo, Neil Kinock, para discutir el plan de Iberia. Eguiagaray resaltó que se mantienen contactos constantes entre la Comisión y la empresa. En el plan de restructuración de Seat el responsable de Industria español "no prevé dificultades insuperables" teniendo en cuenta las ayudas previstas y las reducciones de capacidades llevadas a cabo por la filial española del grupo alemán Volkswagen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de julio de 1995.

Lo más visto en...

Top 50