Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol: Nada que decir

Jordi Pujol, su jefe de prensa, su jefe de procolo y el delegado de la Generalitat en Madrid llegaron a La Moncloa cuando pasaban cinco minutos las cinco y media de la tarde, Pujol descendió del Audi para hacer una breve declaración: sólo diré que no sé nada, vino a decir a los periodistas "para evitarles una espera inútil" al sol. "La posición de CiU se tomará y se comunicará el 17 de julio". Una fecha casi mítica destinada a señalar un antes y un después de la colaboración de los nacionalistas catalanes con el Gobierno. Ese día se reúne con carácter extraordinario el comité de enlace de Convergencia i Unió para hacer balance de dos años de colaboración con el PSOE y ratificar que "esto no puede seguir así".

Una hora y media después, el automóvil del presidente catalán abandonaba el palacio de La Moncloa sin detenerse. La mayoría de los periodistas había hecho caso de su consejo y había abandonado una espera que ya se sabía inútil. Pujol se desplazó directamente al aeropuerto para volar a continuación a Barcelona en el puente aéreo. Tampoco en la sala de autoridades quiso hacer declaraciones.

La última vez que Pujol acudió a La Moncloa para entrevistarse con González fue el 24 de junio. Entonces no hubo ningún tipo de diálogo con la prensa, ni a la llegada ni a la partida. Un portavoz del Gobierno se limitó a decir que habían hablado de "cuestiones prioritarias de trabajo para la segunda mitad del año".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 1995