Crítica:Crítica
i

Tremendo lío

Vieja Trova Santiaguera

Reinaldo Creagh, Pancho Cobas, Reinaldo Hierrezuelo, Aristóteles Limonta, Amado Machado. Artista invitada: Caridad Hierrezuelo. Director: Demetrio Muñiz. Cuartel del Conde Duque. Madrid, 11 de julio.

Todo preparado para una velada memorable: suave brisa y recinto abarrotado. Sin embargo, el espectáculo fue peripatético por culpa del lamentable sonido que crispó a público y artistas. Daban ganas de bajar a los músicos del escenario y llevar los de farra por ahí. A mitad del espectáculo, Reinaldo Hierrezuelo, con la paciencia a punto de bancarrota, dijo, "Si no hay sonido, nos vamos a la calle y montamos tremendo lío, oiga". En fin, una pena muy grande. Pero nadie escapó de Conde Duque. A pesar de todo, es una gozada escuchar a la Vieja Trova Santiaguera, reliquia exquisita de la esencia folclórica del Caribe. Su afinación es perfecta; su ritmo, vertiginoso; su simpaíía, arrolladora; su sentido del humor, integral. Entre todos suman varios siglos, pero son como niños sabios con cuerpo de jota. Hicieron un magistral recorrido por el son, el bolero, la guaracha, el chacha chá, la conga. Pero fue un fiasco. No hubo un motín por respeto a los magníficos artistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de julio de 1995.