Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL ÚLTIMA JORNADA DE LIGA

Jaro, el menos batido

Pedro Luis Jaro Reguero alcanzó a los 32 años el mayor galardón que puede recibir en el fútbol español un guardameta. Acabó la Liga 94-95 como el cancerbero menos goleado, con tan sólo 25 tantos. El éxito le ha llegado en el momento más insospechado; justo en la temporada en la que tuvo que renunciar a uno de sus sueños más deseados. Harto de soportar las sucesivas suplencias en las alineaciones del Madrid, de tener que resignarse a la eterna juventud de Buyo, Jaro decidió hacer las maletas. Abandonó el Madrid y fichó por el Betis. Y allí alcanzó la gloria: se convirtió en titular indiscutible, jugó todos los minutos de la Liga y acabó como el portero menos goleado. Nunca recibió más de tres goles en un mismo partido.La última jornada le regaló un regreso al Bernabéu. Allí, en el escenario donde no consiguió triunfar como anfitrión, alcanzó la gloria como visitante. Se quitó de en medio a Buyo, el único guardameta que le podía privar a última hora del Zamora. Jaro salió vencedor del duelo.

Cinco equipos no han conseguido marcarle un solo gol en todo el campeonato (Logroñés, Racing, Atlético, Oviedo y el propio Real Madrid); ocho le han marcado un tanto (Athletic, Sporting, Espanyol, Compostela, Tenerife, Real Sociedad, Celta y Sevilla); dos goles le hicieron tres adversarios (Deportivo, Barcelona y Valladolid); tres le marcó el Valencia; y sus mayores verdugos fueron finalmente el Albacete y el Real Zaragoza. Los dos le hicieron cuatro tantos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de junio de 1995