Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo uno de cada 100 vascos aprueba el secuestro del industrial vasco

El secuestro de José María Aldaya a manos de ETA sólo es aprobado por uno de cada cien vascos, según una encuesta telefónica realizada entre, 1.712 ciudadanos vascos por la Consejería del Interior. El 75% de los encuestados rechaza totalmente el secuestro, un 20% muestra su rechazo sin más y sólo un 1% aprueba la acción de ETA. El 4% restante no se pronuncia.La postura casi unánime de la sociedad vasca contra la acción de ETA y de apoyo a las manifestaciones convocadas por las organizaciones pacifistas no impide admitir al 50% de los encuestados su convencimiento de que estas movilizaciones no tendrán ningún efecto sobre sus captores.

La reacción creciente de la sociedad vasca, subrayada el sábado pasado en la multitudinaria manifestación celebrada en San Sebastián, comienza a ser constatada también en las encuestas. Si el lehendakari, José Antonio Ardanza, indicaba esta semana que detrás del secuestro de Aldaya no hay ningún "contencioso vasco", la encuesta realizada por el Ejecutivo autónomo reafirma esta tesis al señalar que el 66% considera que el objetivo de este rapto es conseguir dinero, mientras que sólo el 25% cree que es para forzar la negociación entre ETA y el Estado.

En general, los encuestados (el 92%) aseguran que un secuestro jamás es justificable, y mayoritariamente (78%) creen que sólo servirá para dar dinero a ETA para seguir matando. Un 72% advierte también que rechaza el secuestro de Aldaya por lo que supone de desilusión y desesperanza para solucionar el conflicto vasco.

Entre los que lo aprueban, la mayoría (73%) lo argumenta señalando que los empresarios explotan al obrero, mientras que el segundo argumento más apoyado es que los empresarios no colaboran con la lucha de ETA y hay que castigarles de alguna manera.

La encuesta asegura también que con este secuestro ETA sólo conseguirá desprestigiarse más (un 71%). El 62% cree que el único beneficio de la banda será el de obtener dinero para continuar con sus acciones terroristas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de mayo de 1995