Tribuna:35ª JORNADA DE LIGA
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

No dejes para mañana

Real Madrid. No hizo caso al refrán: no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. No quiso tomar las riendas del partido. Cuando recogía la inspiración, era capaz de dominar el partido, pero la poca concentración hacía que la perdiera rápidamente. Sus líneas durante la mayor parte del encuentro estuvieron muy separadas, en concreto, su delantera, que veía como sus compañeros siempre estaban a. mucha distancia. La defensa muy atrás, con el centro del campo a escasos metros de ella.Barcelona. Muy concentrado en lo que se jugaba. Para ellos no era sólo el conseguir dos puntos con vistas a jugar la UEFA, era jugar contra su rival más importante. Salieron decididos al campo a no dejar a su rival respirar ni un solo segundo. A pesar de todo, su peligrosidad no era mucha. Las jugadas se bloqueaban a la altura del centro del campo madridista. Las ocasiones de gol no llegaron con claridad hasta después de conseguir el gol. Desde ese momento, y Jugando al contragolpe, llegaron con más claridad y peligro a la portería de Buyo.

Más información
El Barça revuelca al Madrid
Cruyff Valdano se marchan contentos
El Camp Nou abucheo a Laudrup
Hay lugar para el milagro
El Albacete respira en Oviedo
El Barça tuvo más la pelota
El Tenerife salva la temporada y hunde al Sporting
El Racing suelta lastre ante un Valencia apático

Falsa presión. La presión que realiza el Barcelona se consigue a base de faltas. La diferencia técnica que existe entre los jugadores del centro del campo de los dos equipos es notablemente favorable a los blancos. El Barcelona contrarresta esta superioridad haciendo faltas continuas y rompiendo el ritmo de juego del rival. El Barcelona siempre se caracterizó por cerrar al contrario y hacer que le devolviera el balón.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS