Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
35ª JORNADA DE LIGA

El Albacete respira en Oviedo

Victoria vital de los de Floro para huir de la promoción

El Oviedo tenía hasta ayer entre sus planes ganar todos los partidos por jugar, para meter la cabeza en el cuadro de honor de la Liga. Todo ello mientras el club prepara el futuro mirando de reojo a la maltrecha tesorería y anunciando jugosos recortes en la nómina de la plantilla. Los hombres de Antic, respirando ese ambiente, estaban desconectados al lado de un Albacete que se jugaba en Oviedo su propia supervivencia.La indolencia ovetense predominó sobre todas sus virtudes. Fue un error infantil del guardameta rival el encargado de poner al equipo azul en el camino de la victoria, cuando se llegaba al ecuador del partido. Lo que que daba después fue un rosario de despropósitos para el Oviedo.

Hasta entonces había sido la medrosidad de Molina en las salidas de su marco la única vía ovetense para poner en peligro al Albacete. El equipo manchego, obviando la cercanía de su primera semifinal copera, tuvo la iniciativa y el balón en su poder más tiempo de lo esperado. Se mostró cómodo atrapando al Oviedo en su. proverbial presión y dejó que la calidad de Morientes y los zambombazos de Zalazar avivaran sus opciones de cara al marcador.

El penalti de Molina a Jokanovic, un ejercicio de candidez, se presumía una losa para el equipo de Benito Floro. Engañaron las apariencias, porque el Albacete salió a por el partido tras el descanso. Morientes y Zalazar dieron ventaja a su equipo en apenas un suspiro, subrayando además la impresionante galbana ovetense, particularmente acentuada en jugadores como Mora y Cristóbal, que recibieron como premio una bronca de su propia hinchada.

Cuando el equipo local trató de reaccionar, el Albacete ya estaba en su salsa. Prosinecki malogró la posibilidad de una reacción local desperdiciando un penalti y el Oviedo se quedó a merced de Morientes, un delantero de grandes registros que se bastó para dejar en evidencia a toda la defensa azul. En tierra extraña como estaba, fue despedido como un héroe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de mayo de 1995