PATRIMONIO

El muro de la plaza de Oriente hace discutir a la Comunidad y el Ayuntamiento

Cristóbal Vallhonrat, subdirector general del Patrimonio Cultural de la Comunidad, sostiene: "Ahí [en la plaza de Oriente] está la auténtica muralla cristiana". José María Álvarez del Manzano, alcalde de Madrid, replica: "Eso sólo es una tapia de huerta". Y punto. La Comunidad y el Ayuntamiento no se ponen de acuerdo sobre si el muro de la plaza de Oriente es un pedazo de la primera muralla cristiana de Madrid o una valla de mampostería sin valor.

El subdirector general de Patrimonio remacha: "El Ayuntamiento no es un órgano competente para decidir si es o no una muralla medieval, para eso están los especialistas". Vallhonrat hace referencia a las declaraciones del director de obras del Ayuntamiento, Luis Armada, en las que afirmaba que no se había encontrado ni una piedra de la muralla desde que se comenzó a trabajar en la plaza hace dos años (véase EL PAÍS de ayer).Vallhonrat continúa: "El muro del que habla el Ayuntamiento es efectivamente una pared de la Casa del Tesoro, pero ahí detrás debe de estar la muralla, adosada. Las piedras de pedernal que sobresalen lo demostrarán". El subdirector pone como ejemplo que hace años fue hallado en el cercano teatro Real un trozo de muralla cristiana y nadie lo discute ahora. Vallhonrat prevé que después de Semana Santa los análisis que actualmente se efectúan aclararán la situación. "A partir de ese momento podremos hablar con autoridad del tipo de hallazgo ante el que nos encontramos", manifiesta.

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, descalificó también las declaraciones del consejero de Cultura, Jaime Lissavetzky, en torno a este hallazgo. El consejero explicó el jueves en la Asamblea de Madrid que se podría tratar de una construcción defensiva medieval. "Esa tapia de huerta carece de valor arqueológico y no merece la pena conservarla", señaló el regidor durante la colocación de la primera piedra de la futura nueva Asamblea de Madrid. Álvarez del Manzano añadió: "Si realmente llega a estar ahí la muralla cristiana habría sido una alegría tremenda para todos y la habríamos exhibido entre cristaleras, como hacen en la ciudad de Roma".

Los arqueólogos que trabajaban ayer a pie de obra en la plaza de Oriente para el Ayuntamiento están convencidos de que el muro en cuestión no es sino la fachada del edificio de la Casa del Tesoro, construido en el siglo XVII.

"No es la muralla, no señor: es cierto que, según los testimonios escritos, la muralla pasaba por la plaza de Oriente, pero no está donde dicen en la Comunidad", explicaba ayer, sobre el terreno, Esther Andreu, directora del equipo de arqueólogos encargados de, descubrir todos los vestigios arquitectónicos de las obras que se llevan a cabo actualmente en la plaza de Oriente.

"Ya me gustaría a mí encontrarla", añade la arqueóloga, quien ofrece más datos: "Ese muro no tiene más de 60 centímetros de espesor, y una muralla medieval no suele tener tan poco espesor", concluye Esther Andreu.

Debajo de la franja superior de ladrillos, el muro, que mide seis metros de alto por cinco de ancho, está compuesto, efectivamente, por piedras de pedernal. "Eso no quiere decir nada; también los muros de las casas del siglo XVII se construían con piedras" matiza Andreu.

Avisados

Por su parte, el grupo municipal de Izquierda Unida pidió ayer la "paralización inmediata" de las obras de la plaza de Oriente hasta que se evalúen las construcciones halladas en el subsuelo.Franco González, concejal de esta coalición, declaró: "Ya lo avisó Izquierda Unida en su día; cualquier actuación en la plaza de Oriente puede resultar fatal para los yacimientos históricos existentes en el subsuelo. El equipo de gobierno municipal hace oídos sordos a todas nuestras sugerencias y mantiene su empecinamiento en llevar adelante las actuaciones en la plaza. Lo mejor será que se paren los trabajos hasta después de las elecciones municipales de mayo", pide Franco González.

La Casa del Tesoro, edificio al que pertenece el muro de la discordia entre el Ayuntamiento y la Comunidad, se construyó en el siglo XVII. Albergó varias dependencias reales, como la de los antiguos funcionarios de lo que era en aquel tiempo Hacienda o los pintores de cámara (Velázquez residió allí durante un tiempo).

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de abril de 1995.