Cambio de sesgo

La irrupción de Felipe González con una declaración en la que tachaba de inaceptables las preconclusiones "cambió el sesgo de la negociación", según fuentes comunitarias, "y aplazó el acuerdo, que estaba ya muy avanzado", abriendo una ofensiva diplomática sobre Ottawa para que mejorase sus condiciones.Pero España corrió peligro (le restar algunos apoyos entre los Quince. Para su fortuna negociadora -y el peligro de sus pescadores-, vino a auxiliarle la torpeza canadiense, con el hostigamiento de la madrugada de ayer al José Antonio Nores y al Ana María Grandón: "Fue un milagro que no hubiese una colisión", comentaron a este diario fuentes de la Comisión.

El hostigamiento provocó que todos, salvo Londres, cerraran filas el jueves en torno a la cleclaración de la presidencia francesa en la que, además de condenarse a Canadá por los hechos, se reivindica una cuota para la UE "basada en los antecedentes históricos", en las captaras de años anteriores. Los españoles calculan que eso equivale a un mínimo del 50% del total, 13.500 toneladas, frente a las 10.000 ofertadas por Canadá.

Más información

Otra cosa diferente, y que ha originado alguna confusión, es la fijación de la cuota autónoma para la UE (ver EL PAÍS de ayer), en el 69% del TAC, 18.630 toneladas. Esta cifra no es la que se negocia en Bruselas, que saldrá del forcejeo entre el 40%, aproximadamente, al que estaba ' dispuesta Canadá (10.800 toneladas) y el 50% (mínimo histórico), las 13.500.

La fijación de una cuota autónoma sirve para que no decaiga jurídicamente la objeción comunitaria a la decisión de la NAFO del 28 de febrero, que pretendía imponer a la UE un tope del 12,59%, 3.400 toneladas. Es decir, que sino se hubiera fijado, el tope sería de 3.400 toneladas, cantidad que la flota española ya ha sobrepasado: tendría que abandonar el caladero.

De forma que la cuota autónoma mantiene las espadas jurídicas en alto. "Si no se alcanza un acuerdo con Canadá, aplica remos esta cuota", dijo ayer un portavoz de la Comisión. Pero aseguró confiar en que el lunes habrá un proyecto de acuerdo. Más escéptica se mostraba la Administración española, para quien además de la cuestión de las capturas, nada presagia un replanteamiento en otras "posiciones inaceptables": la no aceptación por Canadá de las declaraciones de lo ya capturado (5.500 toneladas) en lo que va de año (Ottawa lo considera infravalorado); el traslado al juez interno de la decisión sobre la devolución de la fianza del Estai y la falta de compromisos para garantizar que el eventual pacto será asumido efectivamente por toda la NAFO. "Los canadienses mienten y mienten muy bien". Esta frase del ministro Luis Atienza ha sentado cátedra entre la diplomacia española de Bruselas. El ministro de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, expresó ayer la "enérgica repulsa" del Gobierno ante los últimos "acosos y agresiones injustificables" de la flota canadiense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de abril de 1995.

Lo más visto en...

Top 50