_
_
_
_

Primera y vieja misión: confiscar armas

Antonio Caño

La primera misión de la fuerza de la ONU y de la nueva policía será la confiscación de las armas que actualmente circulan por el país. El Ejército norteamericano afirma que durante los seis meses y medio de presencia en Haití ha confiscado cerca de 30.000 armas. Pero el presidente Jean-Bertrand Aristide se ha quejado de que todavía quedan muchas en manos de grupos paramilitares y ha pedido una actuación más decidida contra esas bandas.. El resurgimiento de la rivalidad entre los grupos políticos puede dejar a los cascos azules entre dos fuegos, en un escenario similar al que se dio en Somalia. "La situación es completamente diferente", opina Butros Butros-Gali. "En Haití hay un Gobierno y existe unanimidad en el respaldo a ese Gobierno. Puede que haya cierta oposición y algunas bandas armadas, pero en Mogadiscio no había un Gobierno, había 10 o 12 gobiernos".

Más información
Los soldados de EE UU en Haití pasarán hoy a actuar como "cascos azules"

Otros opinan, sin embargo, que esa unanimidad en el respaldo a Aristide está hoy seriamente en duda. "Un antiguo miembro de la coalición que apoyó la candidatura presidencial de Aristide en 1090 nos anticipó que los grupos paramilitares resurgirían si no se les da a todos la oportunidad de participar en el proceso político. Nos han dicho que la violencia política e incluso la guerra civil son posibles", escribió Lawrence Pezzullo, antiguo representante especial de Clinton en Haití.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_