Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

YeItsin augura problemas en su próxima cumbre con el presidente Clintón

El presidente ruso, Borís Yeltsin -que partió ayer en unas "vacaciones de trabajo", durante las cuales piensa recorrer en tren algunas zonas de Rusia-, declaró que habrá problemas en la cumbre prevista para el 11 de mayo. en Moscú con el presidente norteamericano , Bill Clinton. Yeltsin dijo también que su actual gira no tiene fines electorales y que aún no ha decidido si se presentará a los comicios presidenciales en junio de 1996."Creo que la cumbre [con Clinton] será interesante, porque hay una serie de problemas pendientes. Debemos resolverlos y continuar avanzando en nuestras relaciones" declaró ayer Yeltsin en la estación moscovita (le Kazán, antes de subirse en el tren que le llevó a la ciudad de Riazán. "Creó que el problema más difícil será el de Irán", agregó el presidente ruso al comenzar sus vacaciones de 15 días.

Yeltsin se refería al problema surgido debido al contrato firmado por los rusos para construir dos reactores nucleares en Irán. Los norteamericanos han protestado enérgicamente contra estos planes de Moscú. y están presionando para que se anule el mencionado contrato.

Sin embargo, el Krenilin parece decidido a resistir a las presiones de EE UU y a seguir adelante con la construcción de les reactores en Bushelir, en la costa iraní, para una central nuclear, ya que, según los rusos,. ellos no pueden: contribuir a que Irán fabrique su propia bomba atómica. Según Moscú, tras este problema con EE UU hay intereses económicos y geopolíticos. Para los rusos es absurdo que los norteamericanos estén protestando por el contrato con Irán al tiempo que pretenden suministrar un reactor del mismo tipo a Corea del Norte.

Clinton, que tras meses de vacilaciones ha resuelto acudir a Moscú para los festejos del 500 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi, tendrá que discutir con Yeltsin otros temas delicados, como la ampliación de la, OTAN, el tratado de defensa estratégica, que puede poner en peligro el START-11, y la posición rusa con respecto al conflicto en la ex Yugoslavia.

Ataques a civiles en Chechenia

El viaje de Yeltsin es interpretado como un intento de mejorar su imagen, que, muy deteriorada debido a la intervención militar en Chechenia, ha llegado a índices bajísimos. Según la última encuesta, hecha pública el domingo, sólo el 6% de los interrogados apoya sus gestión, mientras que el 78% la desaprueba.

No obstante, la operación militar rusa en Chechenia siguió ayer su curso con el sitio de la ciudad de Gudermés, a unos 45 kilómetros al este de la capital, Grozni, y uno de los últimos bastiones de los independentistas chechenos. A su vez, el mando militar checheno denunció que la aviación rusa atacó poblaciones civiles y campos de refugiados causando 60 muertos, entre ellos 13 niños, y decenas de heridos. Un portavoz de la fuerza aérea rusa desmintió estos ataques.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de marzo de 1995