El monasterio de Silos recupera hasta junio las 'Glosas silenses'

La British Library ha cedido temporalmente los manuscritos

Gracias a una cesión temporal de la British Library, de Londres, el monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos) vuelve a contar con uno de los más antiguos testimonios de la lengua castellana, las Glosas silenses, 368 anotaciones en romanceque, a modo de traducción, fueron añadidas a finales del siglo XI por un monje anónimo en los márgenes de un libro de homilias escrito en latín. El códice salió de la abadía burgalesa en 1877 y un año después fue comprado en subasta pública por la biblioteca londinense.

Según las últimas investigaciones, como la del ex bibliotecario de Silos, Miguel Vivancos, las Glosas fueron escritas en un monasterio no determinado hacia el 1070 (un siglo después de lo que mantenía Mendéndez Pidal) y pudieron ser obra de un monje que las copió de un modelo procedente de San Millán de la Cogolla, en La Rioja. Las Glosas silenses desde su adquisición sólo abandonaron Londres en otra ocasión: en 1992, cuando fueron mostradas en el pabellón de Castilla y León de la Expo.Hasta el 24 de junio, las Glosas silenses, junto a otros 11 manuscritos y dos documentos en su mayoría de los siglos X y XI, forman parte de la exposición organizada por la Junta de Castilla y León, El scriptorium de Silos y el origen de la lengua castellana, que inauguró el presidente regional Juan José Lucas.

La British Library también ha cedido otro manuscrito -un salterio- originario de Silos, y la Biblioteca Nacional de París otros dos libros copiados en el monasterio hace nueve siglos: Las Colaciones de Casíano y el Liber comicus. La exposición se completa con manuscritos que se custodian en el archivo y biblioteca de la propia abadía y con otros préstamos del Archivo Histórico Nacional y de la Biblioteca Nacional de Madrid.

Los siglos X y XI fueron los de mayor esplendor de El scriptorium silense, donde los monjes desarrollaron un extenso trabajo copiando y escribiendo numerosos manuscritos y códices, en su mayoría libros de liturgia, con aportaciones artísticas en las iluminaciones. La biblioteca y el archivo de Silos albergan en la actualidad 140.000 volúmenes y una veintena de incunables, junto a importantes documentos de los siglos X al XII.

Además de los documentos se exponen piezas de orfebrería y esmaltes de la Escuela de Silos, entre los que destaca el frontal de la urna del santo, que se conserva en el Museo de Burgos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS