Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España amenaza a Canadá con reconsiderar sus relaciones por haber atacado barcos españoles

CONFLICTO PESQUERO.El apresamiento del pesquero gallego Estai por tres buques canadienses ha desencadenado un grave conflicto diplomático entre España y la Unión Europea, por un lado, y Canadá, por otro. El Gobierno español aseguraba ayer en un duro comunicado que se ha visto forzado a "reconsiderar sus relaciones con Canadá, reservándose el derecho a emprender aquellas acciones que estime oportunas". Mientras, las autoridades canadienses resistían las presiones de la diplomacia europea y retenían al buque congelador Estai y a su capitán, aunque dejaron libre al resto de la tripulación. También amenazaron con seguir deteniendo a todos los barcos que pesquen fletán en la zona.

El congelador gallego Estai, apresado el jueves por tres patrulleras canadienses tras cinco horas de persecución en alta mar, podría ser sólo la primera víctima de la definitivamente abierta guerra del fletán. El Gobierno canadiense se negó ayer a liberar al Estai -dejó libre a la tripulación menos al capitán- y amenazó con seguir deteniendo a todos los barcos que pesquen esa especie en la zona. El buque Vigía de la Armada española zarpó a las siete de la tarde de ayer hacia aguas de Terranova para proteger a los pesqueros españoles de nuevas agresiones. Tierra adentro, las amenazas se cruzaban entre las embajadas.El ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, citó a la 11 horas de ayer al embajador canadiense en España para transmitirle, en el Palacio de la Moncloa, "la indignación del Gobierno español por la comisión de un acto ilegal por parte de Canadá", dijo ayer el ministro de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba. Este departamento difundió un comunicado que concluía, con una dureza poco acostumbrada: "El Gobierno español se ve forzado, a la luz de estos acontecimientos, a reconsiderar sus relaciones con Canadá, reservándose el derecho a emprender aquellas acciones que estime oportunas". Felipe González se remitió en Copenhague a las declaraciones del Gobierno subrayando que habían condenado la actuación y pedido la liberación del barco, informa Gabriela Cañas.

Acto de piratería

En el mismo tono se expresó el ministro de Agricultura, Luis Atienza, que ha planteado á la UE la necesidad de aplicar medidas de retorsión contundentes contra Canadá por el apresamiento ilegal en aguas internacionales del congelador español.

En opinión de ministro español, "la acción de las autoridades canadienses es un acto de piratería premeditado e impropio de un país desarrollado". España va a reclamar daños y perjuicios y ha reclamado a las autoridades canadienses la inmediata liberación del pesquero y de sus tripulantes, informa Vidal Maté.

Madrid teme que la entrada en puerto del pesquero apresado prevista para este fin de semana se trate de instrumentalizar por las autoridades canadienses en un acto festivo acusando a las flotas extranjeras de la esquilmación de sus caladeros. "Esta es una política de desprestigio que mantiene Canadá durante los últimos años en lugar de reconocer sus propios fracasos en política de pesca", dijo Atienza.

El Vigía tenía previsto alcanzar su destino en cinco días, tras zarpar desde la base naval de Puntales, en Cádiz, con una tripulación de 50 personas al mando del capitán de corbeta Ignacio Francisco Suances, informa Francisco José Román. Pérez Rubalcaba explicó que el Gobierno no había mandado una patrullera antes "por entender que ello podría aumentar la tensión en el conflicto entre la UE y Canadá". Mientras tanto, el embajador español en Canadá, José Luis Prados, se ha desplazado a Terranova para atender a los marineros españoles cuando hoy lleguen a puerto.

La embajada de Canadá, a modo de respuesta, emitió ayer un escueto comunicado en el que explica que su país está aplicando una moratoria de 60 días sobre la pesca del fletán negro.

"Como parte de esa moratoria" dice la nota, "barcos del Ministerio de Pesca han arrestado al barco español Esta¡ bajo la Ley de Protección de Pesca Costera".

"Como señal de buena fe", según la embajada, Canadá no permitirá a sus barcos pescar el fletán negro ni dentro ni fuera de la zona de las 200 millas mientras dure la moratoria. "Esperamos que ahora las negociaciones con la UE puedan proseguir de forma rápida y positiva".

"Una moratoria inmediata ( ...) hasta que esta disputa se haya resuelto", es también lo que pidió ayer la organización ecologista Greenpeace. En un comunicado, atribuyó la actual situación a la crisis de los recursos pesqueros y acusó a España de un largo historial de violaciones de las reglas de conservación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de marzo de 1995

Más información

  • Un buque de la Armada parte hacia Terranova para proteger a los pesqueros