"Dolarización, no más"

"Avísale al presidente qué vamos a anunciar la dolarización, no más". El ministro de Economía argentino, Domingo Cavallo, desde un taxi de Nueva York, ordenó telefónicamente a su viceministro, en Buenos Aires, Carlos Sánchez, unas, medidas que a corto plazo no supondrán un gran cambio en la vida de los argentinos, acostumbrados a pensar y a operar con dólares, pero cuya promulgación demuestra las dificultades del Gobierno para convencer de que no habrá devaluación porque la economía nacional es más sana que la mexicana y sobran dólares para evitar su derrumbe.Chile promete estabilidad pero la principal diferencia respecto a Argentina y Brasil radica en que los cambios estructurales necesarios para no perder el conocimiento ante un zarpazo como el mexicano comenzaron a introducirse hace dos décadas. Aunque también ha encajado bajas la Bolsa de Santiago, la mayor fortaleza de esa economía se demuestra ahora: lidera la clasificación de mercados emergentes latinoamericanos y aguanta mejor el llamado efecto tequila. Brasil, con menos elementos para hacerlo, promete la estabilidad del Plan Real. Su gobierno asegura que no devaluará el real, vinculado al dólar aunque con cierto margen de fluctuación. Las tres naciones, conscientes de que en mayor o menor medida se juegan mucho en este envite, participan de una ofensiva regional conjunta destinada a recuperar la confianza del capital exterior.

Más información
La sal en la herida

La eliminación de la estrecha banda de flotación entre el peso argentino y el dólar, que, se sustituye por un cambio fijo y exacto de uno por uno, y la reducción de los inmovilizados bancarios y su traslado a dólares, no fueron decisiones tomadas repentinamente en el taxi del ministro Cavallo hacia Wall Street. Su ejecución se retrasé hasta que el bajonazo de la Bolsa de Buenos Aires hizo evidente la incapacidad de las declaraciones oficiales para contener el miedo de los capitales. Quienes aseguran conocer a Cavallo lo definen como un piloto de tormenta, "cuanto más se complican las cosas, más tranquilo y lúcido se le ve". El titular de la cartera más importante en el gabinete de Menem atribuyó su buen ánimo al convencimiento de que los inversores comenzaron a recuperar la confianza.

La respuesta financiera le da la razón. Los índices de las Bolsas de Buenos Aires, Santiago y Sao Paulo, han subido en las tres últimas jornadas, pero no se descarta que durante un tiempo deba ceder espacio a caídas de diferente gravedad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS